Home OPINADORES En Principio... Si Si viviera 100 años… ¿ Para qué serían ?

Si viviera 100 años… ¿ Para qué serían ?

529
SHARE

EN PRINCIPIO… SÍ
Por : Paco Romo

Si viviera 100 años… ¿ Para qué serían ?

Las evidencias están ahí, poco a poco se han venido acumulando, y aunque al inicio eran poco visibles para mí, les puedo decir que cada vez estoy más consciente de que el ciclo de vida, “de nuestra propia vida”, se ha venido alargando de manera incuestionable.

Hasta hace unos años, el escuchar que un amigo asistiría al cumpleaños 90 de su madre, o que algún conocido de mi edad tenía la dicha de que viviera su abuela, eran cosas que me resultaban absolutamente fascinantes ( de hecho me lo siguen pareciendo ), sin embargo, hoy en día, cada vez son mas quienes logran vivir 80,90 y hasta 100 años.

El ciclo de una vida en particular para quienes somos creyentes, siempre esta en manos de Dios, sin embargo, el promedio de vida de la población en general, es un cálculo matemático, y este nos indica que debemos de estar preparados para ( con entusiasmo e inteligencia ), vivir por un período de tiempo mucho más largo que el que les toco disfrutar a nuestros abuelos.

Hace apenas unas semanas, en una reunión de la Industria Farmacéutica, el Secretario de Salud afirmaba orgulloso que en México estaban naciendo YA, los niños que vivirán en promedio 100 años, y de acuerdo con las opinión de los expertos, la suma de ciencia, tecnología, mejor alimentación, nos ha generado un alargamiento en nuestros años de existencia promedio.

Este hecho irrefutable, el cual sin duda celebro y entiendo como una bendición, nos enfrenta con una serie de temas que debemos considerar, algunos que me vienen a le mente son los siguientes :

¿Podemos seguir manejando nuestra vida personal, familiar y profesional como lo hicieron nuestros abuelos ?

¿Cómo se pueden conciliar mas años de vida, con la hoy tan difundida y falsa idea de que hay que vivir a toda prisa, a tope, consumiendo al máximo, haciendo sólo lo que nos gusta?

El tema da para mucho, por lo que me gustaría enfocar la reflexión de esta semana en solo tres diferentes áreas :

A. Salud
B. Vida Personal y Familiar ( plan de vida )
C. Sociedad ( como nos estamos preparando para este cambio ).

1. Salud: El tema de la salud personal siempre ha sido algo MUY serio, sin embargo, cuando entendemos que hay que vivir una vida larga de la mejor manera, el asunto se vuelve tan relevante, que solo debemos dejarlo “en nuestras propias manos”, es decir… ni en las del gobierno, ni en las de nadie mas.

Los sistemas de salud en todo el mundo, están enfrentando el gran reto de atender a una población cada día más vieja, con enfermedades complejas “para muchas de las cuales aún no hay cura”, por lo que lo mejor que podemos hacer, es “no convertirnos en un enfermo mas que requiera ser atendido”.

Esta debería ser una prioridad en nuestra vida diaria, con todo y el reto y sacrificios que representa ( pienso en la comida, bebida, ejercicio, manejo del equilibrio emocional ), sin embargo, seria muy duro confirmar en carne propia, que nuestro sistema de salud no logre dar cabida a todos los que requeriremos de sus servicios, esto sin contar… con el hecho de que que los recursos de nuestro gobierno están limitados, y lejos de fortalecer a los sistemas públicos de salud, estos están cada vez mas por debajo de las necesidades reales de la población… acaso no lo hemos sentido ya?.

Es por ello que mi recomendación es: no dejar nuestra salud en manos del gobierno… enfocarnos en mantenernos sanos, y ahorrar lo mas posible para nuestra vejez, ya que gracias a la tecnología, podremos accesar a servicios de salud de primer nivel, pero estos serán en la mayoría de los casos para quienes puedan pagarlos.

Ojalá me equivoque, y con los años los servicios públicos de salud mejoren, y aunado a esto, las pensiones de los jubilados sean suficientemente dignas como para que alguien que trabajo y pago impuestos por muchos años, pueda vivir y atenderse médicamente, sin depender de la solidaridad de su familia, sin embargo, las pensiones para quienes hoy inician su vida laboral son mucho menores de las que reciben los actuales pensionados… los invito a comprobarlo… es duro pero cierto.

2. Plan de Vida: ¿Cómo podemos aprovechar de la mejor manera este regalo de mas año en el mundo, si creemos el cuento de que hay que consumir los días a máxima velocidad, dejándonos llevar por cada momento?

Una larga vida es una bendición, un regalo que hay que cuidar, con la clara idea de que si fuera un partido de futbol, no quisiéramos quedarnos sin botana en el minuto 15 del primer tiempo.

Mi propuesta concreta en este tema es: los adultos debemos de apoyar a los jóvenes, acompañarlos, formarlos, es la única “receta no secreta que jala”, para no tener “adolescentes frustrados de 40 años”, con vida y familia destruida, tratando de entender que hicieron mal .

3. Sociedad. Es impresionante como nuestra sociedad ya se ha venido “acomodando” a la nueva realidad de padres y abuelos de 80, 90 y 100 años, y esto lo podemos ver en la gran cantidad de servicios que se empiezan a ofrecer para los “adultos mayores”, sin embrago, estos son ahora una minoría, el reto será poder atenderlos cuando sean millones, estén sanos física y mentalmente, y tengan capacidad de consumo, ganas de estudiar, viajar, y realizar nuevos proyectos.

Este escenario no esta muy lejano, y mas vale que nos preparemos para enfrentarlo, entendiéndolo como una bendición “si nos toca vivirlo”, pero también como una gran oportunidad de negocio, pues las necesidades a satisfacer serán innumerables, ya que estamos hablando de gente que buscará tener una vida independiente, y no solo mantenerse “a medio gas”.

En México, nuestros valores familiares sólidos han sido y sin duda seguirán siendo un gran apoyo, para quienes enfrentan los años duros de la vejez ( en otros países las cosas son diferentes ), sin embargo, en nuestras manos esta el poder vivir esta etapa de la mejor manera, es decir, sanos, activos, rodeados de una familia. ¡Hasta que Dios quiera!

P.D. Preparemos desde ahora, y no seamos como aquel que quiso cosechar lo que nunca sembró.