Home SABER A DÓNDE IR EL VALLE DE TEHUACÁN-CUICATLÁN YA ES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

EL VALLE DE TEHUACÁN-CUICATLÁN YA ES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

930
SHARE
El bien mixto se encuentra en el centro sur de México. Foto Mauricio Marat INAH
  • Una reserva de 5 mil kilómetros cuadrados
  • Ahí  se filmó la película La  ley de Herodes
  • Por Salvador Y. Maldonado Díaz

Zapotitlán Salinas, Puebla.  2 de julio de 2018.- El comité de Patrimonio de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) inscribió hoy al Valle de Tehuacán-Cuicatlán (México) en su lista de Patrimonio de la Humanidad.

El Valle de Tehuacán-Cuicatlán fue inscrito como “sitio mixto”, que define a aquellos enclaves que tienen “valores a la vez culturales y naturales”, según lo reportó la UNESCO en su boletín informativo. La inscripción del sitio mexicano fue adoptada en la 42 reunión del comité de patrimonio de la UNESCO celebrada en Manama, Bahrein, un país insular del Golfo Pérsico.

En su comunicado, fechado en la capital de Bahrein, la UNESCO destacó que “el Valle de Tehuacán-Cuicatlán, en la región mesoamericana, es la zona árida o semiárida con mayor diversidad biológica de toda América del Norte”.

Y es que hablar de bosques de cactáceas no es una metáfora. Es una realidad en la reserva natural de Zapotitlán-Cuicatlán, un escenario que cada vez se gana la atención de los amantes del ecoturismo y del contacto con la naturaleza.

Valle de Tehuacán Cuicatlán. Hábitat originario de Mesoamérica segundo sitio Mixto de México inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial.
Foto Cortesía Patrimonio Mundial INAH

Esta demarcación ya es una  Área Natural Protegida por la legislación mexicana y supone un amplio espacio de unos 5 mil kilómetros  cuadrados que  comparten los Estados de Puebla y Oaxaca en la región de La Mixteca de ambas entidades.

Este amplio territorio es un entorno peculiar donde abundan numerosas especies como los columnarios de cactus, pitajayas, y las biznagas de tamaño espectacular, además de  agaves y la  pequeña vegetación de los matorrales.  Además de su gran inventario de mamíferos (como 48 especies de murciélagos)   y aves, algunas seriamente amenazadas como águilas y guacamayas.

El municipio poblano de Zapotitlán Salinas es uno de los municipios enclavados en esta reserva. Ahí se encuentra en el Jardín Botánico manejado por un grupo de personas que han hecho de este proyecto un centro de educación ambiental, además de promoción de desarrollo sustentable, del ecoturismo y de la gestión comunitaria, según refirió uno de sus guías turísticos, Efrén Pérez González.

Este entrevistado destacó que la concentración de los grandes cactus supone lugares abigarrados de estas plantas, dado que en algunos lugares se concentran hasta mil 800 vegetales por hectárea.

Hizo notar que en las cabaña de acampar del jardín se puede apreciar la vida silvestre, dado que además de admirar las imponentes cactáceas, ahí puede apreciarse la presencia de animales de uña y venados que suelen arrimarse o las aves migratorias en sus periodos de visita.

Destacó que este jardín este ha incidido en la vigilancia de la reserva y ha logrado disminuir la depredación de las especies y su tráfico ilegal. Apuntó que también se ha logrado contrarrestar la cacería de aves, reptiles y mamíferos.

Aunque reconoció que es una tarea difícil, dado que es una  labor compleja lograr que se aprecie el ciclo de vida de estas cactáceas y la fauna nativa. Como un ejemplo, citó que unos agricultores se han desanimado en cultivar biznagas por un periodo de siete años.

También trajo a colación que los restauranteros de la región han incidido negativamente contra dos especies nativos, como la chinche del mezquite y el gusano del palo verde por no respetar los ciclos reproductivos de estos animales.

Dijo que ahora que una parte de Puebla ya quedó incluida en la demarcación de la Denominación de Origen del Mezcal, habrá  una gran presión para el aprovechamiento de los agaves  silvestres de la reserva.

El bien representa la zona árida con mayor biodiversidad en el continente americano con altos niveles de endemismos, especies raras y amenazadas. Foto Mauricio Marat INAHJPG

La tierra de la Ley de Herodes

En esta comarca se tuvo la filmación de la película La Ley de Herodes en la década dos años 90. Una película de una crítica caústica al sistema político mexicano.   Efrén Pérez comentó que  lamentablemente no se logró conservar el escenario del ficticio pueblo de San Pedro de los Saguaros que se mencionó en  la película, pero que aún quedan  algunos vestigios, como donde era la escuela y la barranca donde murió Doña Lupe, la matriarca del burdel del pueblo, según comentó Efrén Pérez.

Por cierto, dentro de esta reserva natural, también se destaca el  recorrido por el parque de las biznagas gigantes en la comunidad de  San Juan Raya, un sitio de gran belleza escénica, donde pueden apreciarse estas plantas  suculentas, algunas con varios siglos de edad y con una altura de tres metros.   Estas plantas son especies protegidas, cuya actividad lucrativa está prohibida.

En esta localidad también hay un museo paleontológico donde pueden apreciarse fósiles petrificados de varias especies que remontan a la época prehistórica de la historia humana.

 EL DATO

Zapotitlán Salinas pretende ser incluido en la lista de los Pueblos Mágicos de México.

La población más sureña en México de la guacamaya verde (Aras militaris), se asienta en la reserva de la biósfera Cuicatlán-Zapotitlán. Catalogada como Especie en Peligro de Extinción, la Guacamaya Verde vive ajena a la problemática de las políticas ambientales, que, sin embargo, inciden en su permanencia o no en este planeta. La comunidad de San Pedro Jocotipac ha emprendido un proyecto de largo aliento para proteger a la guacamaya verde través de un programa integral de manejo ambiental que abarca diferentes líneas de trabajo.

Esta zona de refugio de la guacamaya es un sitio de microclima especial, dado que es una  selva ubicada junto a la zona árida de las cáctaceas.

Dentro de la gastronomía esta región se destacan varios moles y platillos peculiares, como el afamado mole de caderas con  carne de cabra.  Las plantas comestibles tiene un sabor peculiar a sal que remite al tipo de suelos salinos de la comarca.