TAE TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL

TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL (TAE) EN CONFINAMIENTO

NOSCE TE IPSUM por Josman Espinosa Gómez

Como tal vez ya hayas escuchado y más en estos tiempos, el Trastorno Afectivo Estacional (TAE), es un trastorno que está relacionado con la disminución de luz solar, durante la temporada invernal aumenta la frecuencia de depresión, un trastorno que está relacionado con la disminución de luz solar. La depresión invernal, también conocida como Trastorno Afectivo Estacional, afecta a entre 4 y 8 por ciento de la población general, en una proporción de cuatro mujeres por un hombre.

Este trastorno emocional se presenta con síntomas como cansancio sin causa aparente, apatía, desgano, pérdida de energía, irritabilidad, pensamientos negativos y derrotistas, insomnio o mucho sueño durante el día y falta o aumento del apetito. Las personas con más posibilidades de sufrir depresión estacional son quienes tienen ya diagnosticada alguna enfermedad psicológica o trastorno bipolar, niños, adolescentes, mujeres y adultos mayores, quienes viven solas, aisladas o son inestables emocionalmente. El TAE es un subtipo de depresión relacionado con los cambios de estación y el clima, que se combina con factores como el cierre de ciclo de cada año, la pérdida de un ser querido, problemas familiares o duelo.

Según Erlanger Turner, psicólogo clínico y fundador de Turner Psychological & Consulting Services, la pandemia y el confinamiento pueden aumentar el riesgo de padecer TAE por varias razones, entre ellas la imposibilidad de salir de casa con tanta frecuencia, lo que podría fomentar los episodios de depresión. Además, si la pandemia ya es de por sí un factor de estrés importante en todo el globo, las personas con TAE son aún más proclives a la depresión y más sensibles, por tanto, a estos episodios vitales estresantes. “Por un lado, las personas con TAE están acostumbradas a aislarse en invierno porque ya dentro de sus síntomas tienden a retraerse y entrar en ‘modo de hibernación’”, explica Rohan. “Sin embargo, creo que el estrés que provoca la pandemia de COVID-19 está contribuyendo a que las personas con TAE estén sufriendo síntomas más severos este otoño/invierno y, también, que persistan algunos de estos síntomas depresivos en primavera/verano, cuando las personas con TAE tenderían, por lo general, a sentirse mejor”[1].

Para reducir el riesgo de padecer el TAE, además de la exposición a la luz solar, se debe incrementar la actividad física, alimentarse adecuadamente y evitar la ingesta de alcohol, llevar a cabo actividades que ayuden a reducir o gestionar mejor los síntomas del TAE, tales como tomar suficiente sol todos los días o poner más luz en las habitaciones, también se pueden tomar suplementos naturales de vitamina D, todo lo anterior es buscando que el cuerpo produzca más serotonina. No olvidar que, en este proceso, la familia juega un papel importante en la detección de la depresión, por lo que se aconseja tener una comunicación constante y en todo caso, acudir por ayuda profesional.

[1] Recuperado de: https://www.vogue.es/belleza/articulos/como-afrontar-trastorno-afectivo-estacional-pandemia el 9 de diciembre de 2020.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE TAE Y PSICOLOGÍA EN BRUNOTICIAS

El día que los docentes se convirtieron en superhéroes