Rodrigo Diez de Sollano, Bloguero y consultor, fue director de FIRCO y Secretario de Desarrollo Rural de Jalisco.

Por Rodrigo Diez de Sollano

De antemano va una disculpa a los lectores y a Gabriel García Márquez por parafrasear el título de su novela, pero considero que el tema que trataré a continuación es en relación a un conflicto muy anunciado que surgió hace 1384 años. La historia empieza así…

Año 632 d.C.- Muerte del Profeta Mahoma. Sus seguidores empiezan a cuestionarse quien podría de ser su sucesor en el gobierno del Califato Islámico. Unos decían que debería ser por gracia divina y que el parentesco con el Profeta era una señal suficiente para que su yerno y primo hermano Ali fuera el sucesor. Mientras que otros argumentaban que el Califa debería ser elegido por la mayoría de la comunidad musulmana.

Año 661 d.C.- Asesinato de Ali ibn Abi-Talib yerno de Mahoma, quien conforme a los chiítas, había sido designado por el Profeta como su sucesor. Por ello cada año el 18 del mes Dhul-Hijjah (este día del año 1436 después de la Hégira del calendario islámico correspondió en 2015 al 1 de octubre del calendario gregoriano) conmemoran los chiítas el aniversario de la declaración de Ghadir al-Jumm en la que el Profeta Mahoma dijo acerca de su yerno Ali “Para quien yo sea su Mawlá, este Ali es su Mawlá”. Los sunitas no consideran esta declaración como un nombramiento de Ali como su sucesor.

Principal desacuerdo entre sunitas y chiítas:

Autoridad del Imam

Los chiítas creen que los Imames (líderes espirituales) son infalibles en todos los temas y que son intermediarios entre el pueblo y Alá. Esperan la llegada del 12o Imam quien será el Mesías capaz de instalar el reino de Dios en la Tierra.

Los sunitas creen en la adoración directa de Alá sin intermediarios y no están de acuerdo en que la sucesión de Mahoma sea un privilegio exclusivo de los parientes del Profeta. Para sostener esta posición tomaron textos de la Sunna que es un libro que contiene las palabras de Mahoma, por lo cual fueron llamados “sunitas”.

Distribución geográfica de sunitas y chiítas

Actualmente la población musulmana en el mundo es de 1522 millones que equivalen al 23.6% de la humanidad. Del total de musulmanes el 87% es sunita y el 13% chiíta.

Algunos de los países que tienen mayoría sunita son Arabia Saudita, Afganistán, Pakistán, Jordania, Kuwait, Yemen, Emiratos Arabes Unidos, Egipto, Túnez, Catar, Libia, Turquía, Siria, etc.

Los países con mayoría chiíta son Irán, Azerbaiyán, Bahrein, Irak, Líbano.

Año 750 d.C.- Los Abásidas, que eran opositores de la dinastía Omeya gobernante en ese tiempo en todo el Medio Oriente, logran crear el Califato de Bagdad (hoy en Irak), mientras que el último Omeya se instala en España y funda el Califato de Córdoba.

Año 1501 d.C.- El islamismo chiíta se convierte en la religión oficial de Persia, pero no logran obtener el liderazgo del mundo árabe por ser de otra etnia. La oficialidad de chiísmo se mantuvo durante las dinastías Qajar y Pahlevi.

Año 1744 d.C.- Se crea el primer estado Saudí en Arabia y su religión oficial es el Islamismo Sunita Wahabita.

1932 d.C.- Se funda oficialmente el reino de Arabia Saudita con el reconocimiento previo (1927) de Inglaterra.

Año 1979 d.C.- Cae del poder el Sha de Irán Mohammad Reza Pahlevi y se crea la República Islámica de Irán pero el Islamismo Chiíta sigue siendo religión oficial.

Año 1992 d.C.- Es decapitado públicamente en Arabia Saudita Abdul-Karim Malallah, un ciudadano saudí pero musulmán chiíta, acusado de apostasía y blasfemia.

Años 2003-2015 d.C.- Tras la caída de Saddam Husein en Irak, se incrementan los ataques terroristas entre chiítas y sunitas.

Año 2015 d.C.- 47 ciudadanos sauditas son condenados a muerte, entre ellos está un clérigo chiíta llamado Nimr al Nimr acusado de terrorismo. Inmediatamente protesta el gobierno de Irán y también hay protestas callejeras impulsadas por las autoridades religiosas. Incendian la embajada y un consulado saudita. Ambos países rompen relaciones. Otros países con gobiernos sunitas rompen relaciones con Irán mientras que países con gobiernos chiítas rompen relaciones con Arabia Saudita.

Para complicar aun más la situación está la presencia del Estado Islámico en Siria y en Irak, la intervención de Rusia, Estados Unidos de América y la intervención velada de Irán, Arabia Saudita y otros países en esta guerra.

¿Hasta dónde llegarán Irán y Arabia Saudita en este capítulo de la larga historia de conflictos entre sunitas y chiítas? ¿Habrá algún final en esta historia? Los antecedentes milenarios del conflicto no auguran un final feliz ni cercano…

AUTOR: Rodrigo Diez de Sollano

Twitter: @DeSollano

Fuentes de información
BBC- Reportajes de Medio Oriente
SEPA MAS-Página web
www.eldiario.es