SAPAS La Piedad pretende con esta inversión darle 20 años más de vida útil a la planta de tratamiento de aguas
  • Cambiarán bombas, motores, grúas y se limpiarán las lagunas.
  • Se busca sanear mejor el agua con menos gasto de electricidad
  • SAPAS producirá fertilizante con los lodos de las lagunas

El Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de La Piedad (SAPAS) informó a través de un comunicado de prensa que inició los trabajos de mejoramiento en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales ubicada en la colonia Potrerillos y a donde llegan la mayoría de las aguas servidas de la cabecera municipal piedadense.

En esta planta de tratamiento se sanean la mayoría de las aguas residuales generadas en La Piedad. Estas acciones buscan incrementar la vida útil de la planta e incrementar la eficiencia energética y operativa, así como un mayor aprovechamiento de los residuos y materiales extraídos de las lagunas de tratamiento.

Gracias a que el SAPAS opera y mantiene en funcionamiento esta planta de tratamiento, pudo acceder al Programa de Tratamiento de Aguas Residuales (PROTAR) de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), obteniendo recursos por seis millones de pesos, de los cuales, el 60 por ciento es inversión federal y el 40 restante es aportado por el municipio a través del organismo operador de agua.

Con este recurso se renovarán dos equipos de bombeo del cárcamo con el fin de que brinden misma potencia de trabajo, pero con menor cantidad de energía. Se instalará una torquina, que es un depósito para los lodos que se extraen de las lagunas; ahí se dejan secar para que, posteriormente, puedan ser utilizados como fertilizante de tierra.

Se sustituirán 10 de 32 motores eléctricos de aireación por equipos de eficiencia premium, se instalará un polipasto o grúa viajera para levantar, mover y dar mantenimiento a los motores de las lagunas; así mismo, con una draga de succión se hará el desazolve a las diferentes lagunas de esta planta y se mantengan en el rango permitido. También se sustituirán las compuertas mecánicas, las de ingreso a la planta y las de las cajas distribuidoras, así las rejillas de operación para maniobras de mantenimiento.

En cuestión del alumbrado, este será renovado por uno a base de sistema led para mejorar las condiciones de iluminación, así como el cableado y sistema eléctrico. Con este recurso también se harán algunos trabajos de obra civil y de mantenimiento general en las instalaciones de la PTAR.

Esta planta comenzó a operar, con cierta irregularidad, en 1995. Apartir del año 2000 y hasta la fecha, se han realizado acciones para incrementar su operatividad y eficiencia.

Tiene una capacidad de 200 litros por segundo, por lo que resultaba apremiante llevar a cabo estos trabajos con el fin de prevenir fallas en equipos, mantener las instalaciones adecuadas para los procesos de tratamiento y así, se estima, continúe operando satisfactoriamente un periodo aproximado de 20 años.

Estas acciones son parte de una primera etapa de trabajo, pero se contempla generar un proyecto de rediseño de procesos con el fin de optimizar aún más los costos de operación.

En La Piedad se capta y trata el 98 por ciento de las aguas negras del municipio, lo que lo coloca como líder en ese tema en el estado, con dos plantas tratadoras en la ciudad y seis más en comunidades; además, cumple con las normativas y obligaciones en cuestión de descargas residuales, situación que le ha permitido ser acreedor de incentivos por parte de la CONAGUA.

Hasta la fecha, el agua limpiada de las diferentes plantas de tratamiento de la ciudad es utilizada, para el riego de áreas verdes, aprovechada por agricultores de la zona y el resto, es vertido a los caudales.

En materia de reuso de aguas tratadas, SAPAS La Piedad está buscando alternativas para que estas puedan ser aprovechadas por más sectores productivos y con ello disminuir consumos de agua; situación similar con la composta generada.