Huachicol asegurado en El Pochote, Pénjamo. Foto: SSPE y PGJ Guanajuato
  • El mes con más homicidios en Pénjamo en 2016 fueron cinco en diciembre. En agosto de 2018 fueron 24 asesinatos. Desde junio de 2015 Pénjamo no lleva un mes sin que muertes dolosas registradas.

Pénjamo, Guanajuato. 31 de octubre de 2018.- De acuerdo a un análisis realizado por el think tank, México Evalúa, la distribución de los homicidios de Guanajuato tiene un patrón. Los municipios donde se ha recrudecido la violencia este 2018, se ubican al sur de la entidad. Uno de estos municipios es Pénjamo, pero el crimen tiene otro olor, un aroma a gasolina.

Los asesinatos se concentran en municipios en donde se ha disparado el robo de combustible. En 2017 Guanajuato fue el líder nacional en el llamado “huachicoleo”. De los mil 71 kilómetros de ductos que tiene PEMEX en México, 290 kilómetros atraviesan el estado de Guanajuato.

La gráfica  presentada a continuación la hipótesis con más claridad. Pénjamo, Irapuato, Salamanca, Apaseo el Grande y el Alto, Cuerámaro, Abasolo, Valle de Santiago, Jaral coinciden en tres cosas. Por sus territorios pasan ductos de PEMEX. Se comete con frecuencia el robo de combustible. Y las tasas de homicidios dolosos se han disparado en los últimos años.

En julio, el comandante de la 16 zona militar con sede en Irapuato, el general Bernardo Ramírez García. Identificó a los mismos municipios donde está más agravado el robo de combustible.

Según Semáforo Delictivo, en 2015 el mes con mas homicidios en Pénjamo fueron cinco, y fue en diciembre. En agosto de 2018 la cifra alcanzó 24 asesinatos en 31 días. De 2015 a la fecha sólo el mes de junio Pénjamo no tiene registrado ningún homicidio doloso.

Además, en 2017 Guanajuato fue el líder nacional en robo de combustible. Aunque el número de tomas clandestinas ha disminuido en siete por ciento en 2018. Guanajuato ocupa la tercera posición a nivel nacional. Este delito se ha relacionado con enfrentamientos, incendios y violencia.

Los homicidios cometidos en la entidad este 2018 ya superan en 77 por ciento el número de víctimas de 2017. Y aún faltan dos meses para que acabe el año. Es la frialdad de los números, pero casa una de esas víctimas tiene una familia, amigos y ahora tiene una tumba, al menos de las que se sabe algo.

Homicidios y huachicol: un patrón en Guanajuato