Extracción de la savia con la cual se fabrica el tradicional chicle de Talpa, materia prima para la elaboración de artesanías.
  • Una artesanía emblemática entre los peregrinos de la Virgen de Talpa.
  • Por Salvador Y. Maldonado Díaz

Talpa de Allende, Jalisco. 19 de mayo de 2018.- Hay buenas noticias en torno al chicle o chilte de Talpa, una golosina artesanal elaborada de la goma de los árboles de la región de la Sierra Occidental de Jalisco. Entre las buenas nuevas está el hecho de que se está recuperando gradualmente el inventario de estos árboles.

Entre los factores que han propiciado el repunte de este vegetal, se tiene el hecho de que  los ganaderos se van convenciendo de dejar los árboles chicleros en sus predios dentro de los esquemas de ganadería silvopastoril promovidos recientemente por el sector público.

El directivo de la Junta Intermunicipal de la Sierra Occidental, Enrique Cibrián, informó que afortunadamente hay un creciente número de ganaderos que se convencen de la necesidad de que los árboles  sean parte de sus potreros, máxime que sus hojas se prestan para el ramoneo del ganado.

Esta artesanía es un producto muy demandado entre los recuerdos que acostumbran adquirir los romeros que acuden al famoso Santuario de la Virgen del Rosario de Talpa, uno de los lugares de mayor afluencia de turismo religioso en el Occidente del país.

El árbol donde se obtiene es de la familia Eupphorbiaceae y  su nombre científico es Cnidoscolus elasticus. En el pueblo se le dan diferentes nombres y los más comunes son: chiclos o cucaracho, chicle, chilte, tepechicle, copal, chilte rojo, chipete El árbol tiene de 8 a 10 metros, protegido por pelos urticantes que causan intensa molestia.  La extracción de la goma se realiza entre noviembre y  marzo.

El director de Promoción Económica del municipio de Talpa de Allende,  José Armando Gradilla Robles,  detalló que para  obtener la goma del chicle se raya la corteza del árbol con una uña de acero, primero de arriba abajo y luego en diagonal hasta formar rombos que ordenan hacia la sanjadura más grande, de ahí destila la goma que es recogida en recipientes de barro, con agua y se colocan en el suelo al pie de los troncos. Cuando hay una regular cantidad de esta goma dentro del agua, la están moviendo con unos trinches de madera para formar bloques de forma y tamaño de un libro. Posteriormente lo pintan de diferentes colores.

Abundó que después para trabajarlo lo hacen con agua caliente; ponen un recipiente con agua a fuego lento, después cuando el agua esta a una temperatura más o menos de 150°, se le pone la pasta y después se está amoldando según como se quiera, en listón o hilos.

Este chilte tiene un olor y sabor muy especial, fuerte y concentrado, lo cual puede quitársele poniéndole en baños de cloro.

Muy pocas personas que visitan Talpa regresan con el famoso chilte, entre sus recuerdos de su romería. Este lo venden labrado en las más diversas formas: de flores, sombreros, corazones, fruteros, cacharros de cocina, canastas de verduras, imágenes de la Virgen del Rosario, moños, etcétera.

Las primeras cosas que se hicieron con el chilte fueron las cositas pequeñas como la losita, y después fueron haciendo cosas más complicadas. El arte y la delicadeza con que infinidad de familias trabajan en esta industria son admirables. La imitación de flores sería imposible distinguir a corta distancia, si es natural o artificial.

 

En las vísperas de las romerías, en muchas casas; tanto en familias acomodadas como en las menesterosas, las mujeres en especial se dedican especialmente a la elaboración de figuras de chilte, como la gente del pueblo lo nombra, y como resultado de todo ello, en los días de la rumbosa fiesta, por todos lados el solicitado producto en venta, en los mentados puestos que cubren las principales calles de rodean la iglesia.

Anualmente se realiza un concurso de esta artesanía de donde salen los más diferentes y hermosos productos que engalanan el evento.

EL DATO

El  Sistema de Manejo de Ganadería Silvopastoril supone una convivencia de la explotación ganadera con el arbolado y la vegetación de las selvas y los bosques templados y tropicales de varias regiones de Jalisco.

Chicle Chilte