Home BAJÍO DEGOLLADO MURIÓ SALVADOR RIZO AYALA, POLÍTICO ORIGINARIO DE DEGOLLADO

MURIÓ SALVADOR RIZO AYALA, POLÍTICO ORIGINARIO DE DEGOLLADO

2273
SHARE
  • Fue Arquitecto, urbanista, funcionario municipal, estatal y federal
  • Por Salvador Y. Maldonado

Guadalajara, Jalisco. 14 de agosto de 2018.- Está de luto la clase política jalisciense. En las filas del priismo se tuvo la pérdida de Salvador Rizo Ayala, arquitecto de profesión y alguien con raíces en el municipio de Degollado. Este político desempeñó diversos cargos públicos en los tres ámbitos de gobierno. Entre sus últimas encomiendas, fue delegado regional de la Secretaría de Gobernación.

También en años recientes, su persona fue motivo de un homenaje del ayuntamiento de Zapopan, una vez que una plazoleta y una calle llevan su nombre en la colonia La Martinica. Salvador Rizo Ayala fue director de Planeación Urbana del municipio zapopano.

Quien esto escribe, fue testigo de las observaciones que hiciera el ahora fallecido a los dirigentes de la comunidad wirrárica para que se llegara a un acuerdo conciliatorio en uno de tantos episodios del conflicto agrario de esta etnia con ganaderos nayaritas, cuando Salvador Rizo Ayala fuera delegado estatal de la entonces Secretaría de la Reforma Agraria.

En ese cargo, los dirigentes del sector campesino priista le reconocieron al ahora difunto su desempeño para resolver problemas agrarios.

También en esa dependencia, Salvador Rizo despidió personal incompetente y acusado de actos de dudosa calidad humana que se ostentaba con palancas en el grupo Universidad de Guadalajara.

Un cargo público motivo de una notable suspicacia que impactó en la imagen pública de Salvador Rizo Ayala, fue cuando siendo secretario de Organización del Comité Directivo Estatal del PRI en Jalisco, fue designado por el gobernador panista Emilio González Márquez, como titular de la Comisión Especial para el Análisis y Adopción del Capítulo Agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, un cargo por el pasó sin pena ni gloria, pero dado de alta en la nómina oficial, al menos por un tiempo.

Descanse en paz.