padre

Los miedos a ser padre

Nosce Te Ipsum Por: Josman Espinosa Gómez

En este momento de mi vida, quiero abrir un espacio en esta columna para poder compartir con ustedes sobre un tema que muchas veces parece tan lejano, y a veces tan irreal cuando llega, pero en mi caso que acaba de llegar, no puedo ser el hombre más feliz por ello. Es una etapa en donde lo que uno piensa no se acerca en lo mínimo a la realidad y donde la realidad es por mucho mejor que cualquier película de ficción con los mejores efectos especiales, y si bien es cierto que nadie llega preparado a esta etapa por mucho que leas y te digan, hoy entiendo lo que tanto decía mi madre: “para ser Padre, hay que estar ahí”.

Es así que cuando a través de la vida, uno mismo se cuestiona sobre esta etapa, definitivamente hay momentos donde ni siquiera la contemplamos; sin embargo, llega el día y con ello la conciencia de que tu vida cambiará, aunque uno no tiene ni idea de qué cambia, ni cuanto, y aunque muchas opiniones se vuelcan a decirte lo que vas a perder, entendiéndose que se refieren a tus tiempos, tu rutina, ciertas libertades, absolutamente nadie, te dice, que vas a ganar con esta gran decisión.

Ser Padre, es un concepto que ha sido manoseado de muchas maneras, y abordado desde muchas teorías y enfoques, pero sin duda alguna hay un lugar donde es igual al de todos los demás y a través de la historia de la humanidad casi no ha cambiado en casi nada, y es el de las dudas y miedos a ser Padre.

En cuanto uno se entera que será Padre, las dudas y preguntas atraviesan nuestra mente durante todo el día, y como consecuencia, los miedos y temores naturales que esto conlleva; y aunque todo mundo te dice que es normal, nada ni nadie te dice que entiende cada quien con lo normal. Hoy existe un mundo de información al respecto, pero honestamente nada te prepara para lo que vas a vivir en ese momento, así que  empecemos con los primeros miedos que aparecen en tu vida una vez que sabes que ser Padre será una realidad:

  1. La salud de tu bebé y de la madre. Definitivamente este es uno de los temas por el que empiezas a perder el sueño, saber que durante 9 meses la madre de tu bebé y tu bebé van a estar bien, se convierte en tu primer y gran responsabilidad.
  1. El parto. Nadie sabe cómo será exactamente el parto de tu bebé, si bien ayudan mucho las clases prenatales, en el momento de que el médico dice: “puje”, todo se enfoca a que todo salga bien y rápido, pero en cuanto ves a tu bebé afuera y a su madre bien y sin complicaciones, el mundo cambia para siempre.

 

  1. La economía. Sumar a un nuevo miembro a la familia, siempre implicará un gasto extra, pero nunca un sacrificio. Si bien es cierto que uno deja de hacer cuentas desde la segunda cita con el ginecólogo, pareciera instintivo que uno se va volviendo un mago en asuntos financieros para que todo esté en orden a final del día.

 

  1. No saber cuidar al bebé. Es cierto que tu bebé no viene con instrucciones, pero con lo que nunca cuentas es con ese instinto que aparece de la nada, y que te asegura por ley natural de vida, que jamás harás algo que le haga daño a tu bebé.

 

  1. No ser la prioridad. Este un tema que es muy común escuchar, cuando la atención al parecer se va dividir, pero, por el contrario, se multiplica, esta situación es para todos los miembros de la familia, así que no debe ser una preocupación, sino un reacomodo.

Estos son algunos de los pocos miedos que aparecen en el primer momento que sabes que serás Padre, obviamente hay muchos más, pero empecemos con estos, y poco a poco vamos a ir viendo que cada uno de ellos, no solo son un nuevo reto en tu vida, sino una gran oportunidad de ver una versión de ti mismo que nunca imaginaste.

MÁS EN BRUNOTICIAS

Esta y más información léala, véala o escúchela en BRUNOTICIAS. Síganos en nuestras redes sociales Facebook @Brunoticias. Twitter @Bru_Noticias. Suscríbase a nuestro canal de YouTube Brunoticias o descargue nuestra App para teléfonos móviles y tabletas con sistema Android y iOS es gratis. Brunoticias, periodismo responsable.

¿Y la culpa es de los videojuegos?