bares
Un bar cerrado en el distrito de Neukˆlln, en Berlín, al entrar en vigor el cierre de horario nocturno de bares y restaurantes para atajar la pandemia de coronavirus. Foto: Annette Riedl/dpa

La socióloga alemana Talja Blokland, profesora del Centro Georg Simmel de Estudios Metropolitanos de la Universidad Humboldt de Berlín, aseguró en declaraciones a dpa que los políticos a veces subestiman la importancia de los bares para la sociedad.

Blokland criticó el cierre nocturno de establecimientos en Berlín por el aumento de casos de coronavirus en la ciudad. “Parece como si los bares y cafés estuvieran allí para pasarlo bien y no fueran necesarios”, dijo. “Para el tejido social de la ciudad, estos son lugares importantes”, insistió.

Si alguien se pregunta cómo aprende, cómo se entera de una oportunidad de trabajo o cómo se informa de asuntos políticos de forma diferente a como le ocurre en casa, entonces se da cuenta que le pasa allí, donde se encuentra con gente nueva, argumenta Blokland.

La socióloga cree que el cierre de bares y restaurantes en horario nocturno impuesto por las autoridades también afecta a la sensación de seguridad en la ciudad. “Necesitamos estaciones de metro llenas para tener la sensación de volver a casa a salvo por la noche”, reclamó.

“Cuando la ciudad cierra a las once de la noche, ya no hay nada. Se puede pensar ‘Vale la pena’. Pero se debe tener en cuenta”, prosiguió.

Berlín endureció las normas para luchar contra el coronavirus. Desde hoy, la capital tiene reglas más estrictas para las celebraciones privadas. Los restaurantes, bares y la mayoría de comercios también deben cerrar de once de la noche a seis de la mañana.

Blokland dijo que a muchas personas no les importa mucho la hora de cierre, porque no salen de noche. Pero que sí afecta a las personas que tienen que ganarse un sueldo por la noche, como por ejemplo los trabajadores de restaurantes o los taxistas.

Uno de los argumentos para estas nuevas normas es que las fiestas son el foco del creciente número de infecciones. “Eso necesita pruebas claras y públicas”, exigió Blokland a los políticos.

Entre tanto, la universidad en la que trabaja la socióloga está llevando a cabo una investigación sobre qué perdió la gente durante la pandemia y cómo las restricciones afectan a la confianza de la población en las autoridades y la política.

MÁS NOTICIAS EN BRUNOTICIAS

¿SON LOS EMOJIS EL NUEVO LENGUAJE UNIVERSAL?