Home OPINADORES NOSCE TE IPSUM La violencia: una compañera de vida

La violencia: una compañera de vida

185
SHARE

La violencia: una compañera de vida

  • Por: Josman Espinosa Gómez

¿Has notado la cantidad de noticias sobre violencia en las que nos vemos envueltos todos los días?, la cantidad de cosas que pasan en nuestra vida diaria que tienen causas o consecuencias violentas. Es por eso que quiero dedicar algunas semanas a comentar sobre este tema, ya que por lo complejo, profundo y relevante que es, nos obliga a hacernos corresponsables de este fenómeno y del cual todos somos parte directa o indirectamente, así que por un mundo sin violencia y con mejores prácticas de convivencia, empecemos con lo básico.

¿Qué es la violencia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) consiguió dar una definición generalizada de violencia: “El uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.”

La violencia puede ejercerse de distintas formas. Unas son más visibles y directas, siendo probable que la veas venir y tengas posibilidad de hacer algo para evitarlo. Según el modo en el que se realice la agresión o el abuso podemos distinguir entre los tipos de violencia:

  1. Física,
  2. Psicológica
  3. Emocional
  4. Verbal
  5. Sexual
  6. Espiritual o Religiosa
  7. Cultural
  8. Económica
  9. Negligencia
  10. Mendicidad, corrupción y explotación laboral

Existe también el tipo de violencia según quien la hace. En este caso, se diferencian las acciones violentas no por el modo en el que se llevan a cabo, sino en función de dónde y quién lo hace.

  • Interpersonal
  • Autoinflingida
  • Colectiva
¿Y qué origina los actos violentos?

Si bien es cierto que no existe una relación directa entre un hecho concreto y el uso de métodos violentos como respuesta, y tampoco algo que explique por qué unos reaccionan de forma agresiva y otros no. De hecho, los estudios realizados en torno a este tema han recurrido a un modelo ecológico como explicación, aludiendo la influencia de diferentes factores: biológicos, sociales, culturales, económicos y políticos; estos factores actúan en los distintos ambientes en los que se mueven las personas, desde los más cercanos como la familia, la escuela o el trabajo; a los más amplios como las calles, la ciudad o incluso el país.

Pero no se trata de ser fatalistas, la violencia es previsible y prevenible, pero tenemos que empezar con hacerla visible y hacernos conscientes de ella desde su definición, sus tipos y sobre todo las causas y consecuencias para no evadirla y mucho menos normalizarla. Te invito a que semana a semana vayamos descubriendo más sobre ella y nuestro papel responsable ante este fenómeno.

RELACIONES TÓXICAS ¿SABES LO QUÉ EN VERDAD SON?