Más que un futbolista, un crack. Más que un técnico un líder. Más que un campeón un caballero.

La clase de Zidane, por Hugo Aceves

El 30 de Mayo del 2018, después de casi 3 años en el Real Madrid, Zinedine Zidane decide dejar de ser el director técnico del equipo; una sorpresa para el mundo, se va en la cúspide de su carrera como Mister del Real Madrid, del mayor ganador de ligas de España y de campeonatos de la Champions League Europea.                                                                                                    Zizou siempre fue un jugador elegante, el señorío y la técnica siempre fueron compañeros en su desempeño como extraordinario jugador de 4 clubes, el Cannes, el Bordeaux, La Juventus y el Real Madrid. También en la selección Francesa jugó y destacó, fue campeón del mundo en 1998.

Como Entrenador, solo dirigió al Castilla (filial del Real Madrid), y al Real Madrid del 2016 y hasta Mayo del 2018. Nunca destacó por tener un estilo de juego que creara escuela, como el de Mourinho, el de Guardiola o el de Klopp. Supo gestionar a una serie de estrellas, con egos y superegos para que ganaran campeonatos, 9 de 14 posibles en su mandato, nada despreciable. Tres Champions League consecutivas, una hazaña para estos tiempos.

En las ruedas de prensa, brillaba por su sencillez, su ingenio para contestar preguntas sin alterarse, proteger a sus dirigidos, elevar el nombre del equipo y nunca hablar mal del arbitraje o de jugadores contrarios. La clase ante todo, la elegancia y la sapiencia de un grande del futbol.

Zidane nació en Marsella, hijo de inmigrantes Argelinos, platicaba alguna vez que era curioso como cuando era joven adolescente, llegaba con sus amigos a las playas de la Ciudad, para acercarse a ver chicas, pero a ellos, como eran inmigrantes, solo los dejaban pasar hasta cierta área y eso les impedía acercarse a ellas; años después, fue como figura del Madrid a Marsella y las chicas eran las que se acercaban a él, llegaban solas, qué ironía, y dijo ser un jugador con suerte.

Quizá será recordado por algo tan ruin como darle un cabezazo a Materazzi en los tiempos extra de la final del Campeonato Mundial del 2006, pero cuando te dicen que prefieren a “La Puta de tu Hermana”, hasta al más equilibrado de los futbolistas, se le rompe la clase, y termina perdiendo los estribos, como ocurrió con Zidane y su expulsión, que a la postre le costó a Francia ganar el campeonato.

Zidane es un privilegiado del futbol, está sin duda entre los 10 mejores futbolistas de la historia. Su distinción es la calidad técnica, sus momentos épicos en el Juventus, Real Madrid, la selección Francesa y ahora como Director Técnico del Real. Lo recordaremos por los dos goles de la final Francia-Brasil en 1998, el gol que le dio el campeonato al Real Madrid contra el Bayer Leverkusen en 2002 de la Champions y por sus tres campeonatos Champions League en 2016, 2017 y 2018, dirigiendo al Real Madrid de Florentino Pérez.

Un virtuoso dentro y fuera de la chancha, un triunfador con señorío, la elegancia del Soccer.

Volverá pronto, estoy seguro, la clase de retirarse del banco del Real Madrid no tiene antecedentes, me voy aunque nadie lo espere, me voy porque el Real necesita un cambio para seguir ganando, es un maestro del Futbol, hasta luego Zizou, A Plus tard Mister.