Home SABER Curiosidades HOMBRE LLAMÓ A LA POLICÍA AL SER PERSEGUIDO… POR UNA ARDILLA

HOMBRE LLAMÓ A LA POLICÍA AL SER PERSEGUIDO… POR UNA ARDILLA

1453
SHARE
Ardilla "acosadora" una vez capturada por la policía de Karlsruhe, Alemania. Foto: Twitter Polizei Karlsruhe
  • Tras la persecución y la llegada de la policía la ardilla quedó dormida.

Karlsruhe, Alemania. 10 de agosto de 2018.-Un extraño operativo realizaron la mañana del jueves los agentes de la Policía de Karlsruhe, en Alemania, tras recibir el desesperado llamado de un hombre que aseguraba ser perseguido y atacado incansablemente por una ardilla. Cuando los policías llegaron al lugar, el pequeño mamífero seguía acosando al aterrado hombre. De pronto, la ardilla se quedó dormida, y no está claro si por el cansancio o estresada ante la presencia de tantas personas.

Después del cansancio de la persecución, la ardilla cayó dormida. Foto: Twitter Polizei Karlsruhe

Los funcionarios tomaron al animalito y lo llevaron a un lugar seguro, donde lo bautizaron como Karl-Friedrich, como consta en el acta policial. Normalmente, las crías de ardillas se desesperan cuando se extravían de sus madres y cuando sienten hambre o necesitan ayuda, persiguen sin piedad al primer ser humano que se les cruza. La recomendación es llevarlas donde un veterinario, que se hace cargo del caso sin costo.

Ardilla “encarcelada” temporalmente por la policía. Foto: Twitter Polizei Karlsruhe

Las ardillas están presentes todo el año en Alemania, donde es normal verlas buscando comida o jugando entre los árboles. Por eso no extraña que no sea el único caso donde estos hermosos animalitos han generado una situación policial. El mismo jueves, una mujer de Stuttgart vio lo que le pareció una cría de perro abandonada en la calle y llamó al 110 de la Policía. Cuando los agentes llegaron, descubrieron que el presunto perro era una ardilla bebé que había caído de su nido.

Una vez que llegó la policía, la ardilla decidió “hacerse la occisa”. Foto: Twitter Polizei Karlsruhe

Y una semana antes, en Bornheim, un vecino oyó ruidos sospechosos en su sótano y temiendo estar en presencia de un robo, llamó a la Policía. Los uniformados revisaron minuciosamente el lugar y encontraron una ardilla, a la que bautizaron como “David Haselnuss” y volvieron a liberar en el jardín, no sin antes sacarse una foto con ella para dejar registro de tan inusual operativo.