Fragmento del mural de la Escuela de Artes de La Piedad / Paco Navez y Said Brime

EL CRISTO QUE QUISO QUEDARSE EN SAN SEBASTIÁN PARA CAMBIARLE SU NOMBRE Y SU HISTORIA

PROPÁGASE LA NOTICIA DE LA INVENCIÓN, Y VECINOS DE DISTINTOS POBLADOS QUIEREN APODERARSE DE LA IMAGEN

Es indudable que por todas partes corrió la noticia de tan extraordinarios acontecimientos, concurriendo desde luego los vecinos de los pueblos inmediatos, a cerciorarse y contemplar la nueva maravilla. De los pueblos que concurrieron se hace especial mención de Pénjamo, San Pedro Piedra Gorda (Manuel Doblado), Ayo (Ayotlán), Atotonilco, La Barca, Ixtlán, Zamora, Jacona y los siete pueblos que componían la jurisdicción de Tlazazalca.

En vista de los acontecimientos tan extraordinarios y de la belleza de la imagen pronosticaba y nuevos prodigios y bendiciones del cielo, entró en la corazones de aquellos pueblos una santa ambición, que originó la disputa para apoderarse cada pueblo de la valiosa imagen. Los que más contendían eran los sietepueblos mencionados, entre los figuraba Aramutarillo, que era entre ellos el más pequeño.

No valiendo a ninguno las razones que exponía para apoderarse de la extraordinaria Imagen, vinieron a convenir en que Dios fuera el árbitro por medio de la suerte, para que designara el pueblo que le había de llevar. Convino Blas Martín en el compromiso, por no poder él, dados sus escasos recursos, preparar un lugar digno a tan preciosa prenda del cielo (regalo), ni permitir los hacendados hacer la fábrica (construir) de una capilla en el lugar de la invención; capilla había intentado hacer, (Blas Martín) vendiendo todo cuanto tenía; siendo la causa de la oposición el estar el paraje en el centro de las tierras.

SE RIFA LA IMAGEN ENTRE LOS SIETE PUEBLOS DE TLAZAZALCA Y TOCA A SAN SEBASTIÁN

Procedióse a la rifa y el agraciado fue Aramutarillo; pero, por su pequeñez, no lo creyeron digno de tal favor, por lo que se refiere a sus habitantes.

Esto hizo que se volviera a echar la suerte, y salió de nuevo agraciado Aramutarillo. No conformes tampoco en esta segunda vez, echaron por tercera vez la suerte revolviendo bien el ánfora y en esta vez, hicieron que un niño decidiera la suerte, sacando del ánfora el papelito, y de nuevo salió San Sebastián Aramutarillo. Con esto se conformaron y vieron que era voluntad de Dios elegir aquel pequeño poblado de dos casas de indios y una de españoles.

TERCERA PARTE: SAN SEBASTIÁN DE ARAMUTARILLO CAMBIÓ DE NOMBRE, PERO TAMBIÉN EL CRISTO, QUE NO SIEMPRE FUE EL SEÑOR DE LA PIEDAD…

LA HISTORIA DE LA APARICIÓN DEL SEÑOR DE LA PIEDAD… PRIMERA PARTE

Relato íntegro tomado del libro: ÁLBUM GUADALUPANO 1531-1931, La Virgen de Guadalupe en La Piedad de Cavadas, Michoacán. Autoría del Presbítero Refugio López de la Fuente. Sólo se realizaron actualizaciones de las palabras en desuso o aclaraciones de sitios que cambiaron sus nombres.

Cristo