Weinstein

Weinstein cruzó la nube de fotógrafos que le esperaba con tres grandes libros bajo el brazo.