Weinstein cruzó la nube de fotógrafos que le esperaba con tres grandes libros bajo el brazo.
  • Weinstein fue acusado de cuatro delitos sexuales. Se le impuso una fianza de $10 millones de dólares, uno en efectivo.

Nueva York. 25 de mayo de 2018 (AP).- Harvey Weinstein fue acusado formalmente de violación y abusos sexuales derivados de sus encuentros con dos mujeres.

El ex productor de Hollywood tenía una mirada sombría el viernes cuando compareció en un tribunal en Manhattan. Hora y media después de completar su ficha policial, abandonó la comisaría esposado y sonriente para declarar ante el juez Kevin McGrath en la corte penal en Manhattan. El magistrado lo dejó en libertad tras imponerle 10 millones de dólares de fianza, de los que un millón deberá pagarlo en efectivo. La cifra es mucho más alta de los dos millones que, se especulaba, había pactado con el fiscal Cyrus Vance. Además ha tenido que entregar su pasaporte y llevará un brazalete electrónico. Sus movimientos estarán limitados.

Weinstein no presentó una declaración de culpabilidad o inocencia. Esto es común en esta etapa de un caso penal en Nueva York. Weinstein ha negado consistentemente cualquier encuentro sexual no consensual.

El cineasta llegó a Nueva York en un vuelo privado la noche del jueves. Pasadas las siete de la mañana, hora local, se entregó en la comisaria de Tribeca, el barrio donde fue el rey. Cruzó la nube de fotógrafos que le esperaba con tres grandes libros bajo el brazo, esta vez sin alfombra roja desplegada a su pies. Uno era la biografía del controvertido cineasta Elia Kazan, de Richard Schickel. Kazan delató a varios compañeros comunistas al macartismo. Otro de los títulos era Something wonderful, de Todd Purdum.

Se entregó la mañana del viernes para enfrentar el primer caso presentado luego que decenas de mujeres hicieran acusaciones de acoso y abuso sexual en su contra. Los alegatos destruyeron su Carrera y desataron un ajuste de cuentas nacional por violencia sexual conocido como el movimiento #MeToo.

Más de 70 mujeres dieron un paso al frente desde el pasado mes de octubre contra el productor de Hollywood, al que acusaron de acoso, asalto sexual y violación. La conducta abusiva de Weinstein no era un secreto en la industria, que optó por el silencio. Bajo esa protección, el empresario utilizó su poder, fortuna e influencias para amenazar a sus víctimas, bajo el riesgo de arruinar sus carreras si le denunciaban públicamente. Todos los casos siguen un patrón de actuación similar.

La policía de Nueva York y el fiscal del distrito de Manhattan llevan investigando las alegaciones contra Harvey Weinstein desde hace siete meses. Los cargos hechos públicos este viernes fueron presentados previamente ante un gran jurado, que durante las últimas semanas estuvo analizando las evidencias y los testimonios de las mujeres que fueron víctimas del ahora acusado. Cyrus Vance también investiga las acusaciones presentadas por la actriz Paz de la Huerta, que declaró públicamente haber sido violada en dos ocasiones en 2010.

Las autoridades judiciales en Nueva York están investigando en paralelo si Harvey Weinstein cometió algún delito de tipo financiero al pagar por el silencio de sus víctimas. También están examinando hasta qué punto utilizó a los directivos y empleados de los estudios Miramax y The Weinstein Company para identificar a sus potenciales víctimas, preparar las citas en las que se iba a producir el asalto sexual y tratar después de desacreditar sus denuncias.

Entre las actrices que acusaron públicamente a Harvey Weinstein se encuentran Gwyneth Paltrow, Salma Hayek. Ashley Judd, Lupita Nyong´o y Angelina Jolie. La fiscalía de Manhattan examinó hace tres años la denuncia también de la modelo italiana Ambra Battilana Gutiérrez, pero el fiscal decidió archivarla por falta de evidencias que pudieran sostenerse ante un jurado.