Mujeres en el campo de México indispensables para su desarrollo y crecimiento.
  • A propósito del Atlas Agroalimentario de la SAGARPA
  • Por Salvador Y. Maldonado Díaz

Ciudad de México. 17 de agosto de 2018.-  El representante en México de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Crispim Moreira, destacó el creciente protagonismo de la mujer en  la actividad agroalimentaria, no sólo en este país, sino a escala global.

El  directivo del organismo multilateral afirmó  que el Atlas le pone rostro al campo ya que muestra que las mujeres representan el 15% de los productores o jefes de negocio del sector, además de que participan con un 16% del total de la producción de maíz, cultivan 95 mil hectáreas de hortalizas y aportan 18 mil millones de pesos en la producción de cereales.

Ya entrado en gastos, argumentó que “si las mujeres en las zonas rurales tuvieran el mismo acceso que los hombres a la tierra, la tecnología, los servicios financieros, la educación y los mercados, se podría incrementar la producción agrícola y reducir entre 100 y 150 millones el número de personas hambrientas en todo el mundo. Debemos empoderar a la mujer rural y a la mujer indígena que son aliadas para reducir la pobreza y la inseguridad alimentaria”.

En un comunicado de la FAO-México, Moreira adujo que el reto de  transformar el sistema alimentario mexicano, para que sea más incluyente, sostenible y resiliente, requiere de información estadística sobre qué, cuánto, cómo, dónde se producen los alimentos en México; dicha información se puede encontrar en la nueva edición del Atlas Agroalimentario que editó el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP). Moreira.

Para el Representante de FAO la nueva edición del Atlas Agroalimentario, pone el acento en la importancia de la biodiversidad y advierte que solamente el siete por ciento de la producción nacional de maíz corresponde a maíces de colores, la mayoría es maíz blanco y amarillo.

“Mexico debe continuar sus esfuerzos para proteger la biodiversidad agropecuaria, conservar y hacer un uso sostenible de esas hermosas mazorcas de granos rojos, morados, azules. Es uno de los aspectos fundamentales para que se logre el objetivo Hambre Cero de la agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”, sostuvo.

EL DATO

El funcionario internacional resaltó el dato de que 2012 a 2017 se registró un aumento de más del 16% del aporte del sector en el producto interno bruto primario, lo que muestra el dinamismo del sector agroalimentario de México y que el campo está lleno de oportunidades.