Códice Maya de México. Foto Martirene Alcántara INAH
  • La muestra brinda la oportunidad de acceder al manuscrito legible más antiguo de América, y conocer los estudios que han certificado su autenticidad.

Ciudad de México. 27 de septiembre de 2018.-  En el marco del inicio de la XXIX Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia (FILAH), autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), del gobierno de Zacatecas y de la Embajada de Bolivia en México —geografías que acuden como invitadas de honor al encuentro librero— inauguraron la exposición temporal Códice Maya de México. Eslabón, fuente y testigo.

La apertura de la muestra, en el Museo Nacional de Antropología (MNA), estuvo encabezada por Diego Prieto Hernández, director general del INAH; el cónsul Ricardo Aguirre Olmos, representante del embajador de Bolivia en México, José Crespo Fernández; por el gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna, y su esposa Cristina Rodríguez de Tello.

La museografía de la exposición se divide en cinco módulos. Foto Héctor Montaño INAH

Se trata, dijo el antropólogo Diego Prieto, de una instalación que da al público “la oportunidad de contemplar directamente el manuscrito legible más antiguo de América” y de conocer los análisis transdisciplinarios que entre, 2017 y 2018, le fueron practicados para despejar las dudas en torno a su legitimidad.

En este sentido, comentó que desde su aparición pública en 1971 en el Club Grolier de Nueva York, hasta el pasado 30 de agosto, cuando el INAH presentó los resultados de un proyecto de investigación que ratifican su autenticidad, el Códice Maya de México había sido únicamente accesible para un reducido número de especialistas vinculados con su devenir o encargados de su estudio.

Se llevarón a cabo exámenes de datación, materiales, entomología, iconografía, microscopía electrónica, caracterización químico-mineralógica, entre otros. Foto Alba Barrios- Laboratorios INAH

En compañía de Marina Núñez Bespalova, directora general de Publicaciones de la Secretaría de Cultura; Adriana Konzevik, coordinadora nacional de Difusión del INAH; Antonio Saborit, director del MNA; y de Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, las autoridades recorrieron la muestra, inscrita en la serie de exposiciones denominada “Una pieza, una cultura”, que bajo la curaduría de la restauradora Sofía Martínez del Campo Lanz y de la arquitecta María del Pilar Cuairán Chavarría, permanecerá hasta el próximo 28 de octubre en la Sala A1 de Exposiciones Temporales del MNA.

Códice Maya de México. Foto Martirene Alcántara INAH

En dicho espacio, se exhiben en secuencia lineal cada uno de los 10 folios que integran el manuscrito prehispánico, el cual es resguardado en la bóveda de códices de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH).

Se identificó la presencia de colores azul maya y pigmentos basados en grana cochinilla. Foto Alba Barrios-Laboratorios INAH

Para ello, explicó Sofía Martínez del Campo, en el Centro de Ingeniería Avanzada de la Facultad de Ingeniería de la UNAM se elaboró una cápsula anóxica a la que se inyectó gas argón, a fin de impedir la proliferación de microorganismos y mantener una humedad estable para el documento durante exhibición.

Debió tener una vida útil de aproximadamente 104 años. Foto Martirene Alcántara INAH

La cápsula —de 1.75 metros de largo—, diseñada ex profeso para el códice, se ha colocado dentro de una vitrina de seguridad y es monitoreada constantemente.