Estan representadas deidades del fuego, la caza y la guerra. Foto Héctor Montaño INAH
  • Es pieza estelar de la exposición que finaliza el 24 de marzo en el Museo del Templo Mayor

Ciudad de México, 13 de marzo de 2019 (Notimex).- Especialistas del Museo del Templo Mayor (MTM), con apoyo del Instituto de Investigación Getty, restauraron un disco de turquesa decorado con las representaciones de siete guerreros que simboliza el viaje cíclico de las estrellas que, se presume, formó parte de las ofrendas de los mexicas en el Recinto Sagrado hace más de 500 años.

La restauradora Alejandra Candela y Mariana Díaz de León, del Departamento de Restauración del MTM, explicaron que se trató de un trabajo de nueve meses con jornadas de diez horas, pues tuvieron que ensamblar pieza por pieza más de 15 mil teselas de turquesa que componen al disco de 28 centímetros de diámetro.

Foto Gibran Huerta INAH

Fue un proceso laborioso y minucioso, se indicó en un comunicado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ya que está basado en un registro detallado de teselas de medidas menores al milímetro.

La mayoría de las teselas miden menos 1 mm por 1 mm. Foto Gibran Huerta INAH

El investigador Emiliano Melgar detalló que “en la cosmovisión nahua la turquesa se asociaba con el fuego, el tiempo, el poder real y la sucesión política”, por ello al disco de los siete guerreros se le considera una obra prehispánica.

La transición de las teselas al soporte de madera se hizo con esa misma mezcla de copal con cera de abeja.

“El disco decorado con siete dioses guerreros” es pieza estelar de la exposición temporal “Piedras de fuego y agua: turquesas y jades entre los nahuas” en el Museo del Templo Mayor, en esta ciudad, que continuará hasta el 24 de marzo.

El disco que simboliza el viaje cíclico de las estrellas encarnadas en siete dioses guerreros. Foto Héctor Montaño INAH