Depresión de Fin de Año

¿Es real la Depresión de Fin de Año?

NOSCE TE IPSUM Por: Josman Espinosa Gómez

No es un secreto que, en días más fríos y oscuros, uno se siente con menos ganas de hacer las cosas, menos productivos y desganados, provocando hasta enfermedades por lo regular de sentido emocional.

“Según Alonso Fernández Guastí y Rebeca Reyes Serrano, investigadores del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional, existe un tipo de depresión que se desencadena cíclicamente por las estaciones del año, llamada trastorno afectivo estacional (TAE), también conocida como SAD (seasonal affective disorder); las evidencias señalan como causa principal procesos fisiológicos relacionados con cantidad de luz solar, en este caso, la disminución de ésta”[1].

Esto es algo que a cualquiera de nosotros nos puede ocurrir, sin embargo, hay que tener cuidado con pacientes que sufren depresión o con trastorno bipolar ya que son más propensos a que se desarrolle.

Los investigadores[2], señalan que en los humanos, el reloj circadiano (cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario y que responden principalmente a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo) permite la organización y el óptimo funcionamiento del metabolismo de acuerdo con el momento del día, lo que resulta en reacciones que ocurren cuando son necesarias, por ejemplo, la producción de energía durante la fase de actividad (día) y los mecanismos de reparación durante la fase de descanso (noche).

Dicho lo anterior, se concluye que lo más importante para que esto pase es la sincronización de la luz, donde el sistema circadiano continuamente se adapta y se sincroniza con el medio ambiente, así pues, la disminución de las horas de luz durante los días invernales es la principal explicación al Trastorno Afectivo Estacional (TAE).

Walfred Rueda, médico psiquiatra, agrega que si el desgano, la tristeza y el cansancio duran más de dos semanas, se trata muy probablemente de depresión. “La tristeza y el miedo son emociones humanas normales y pueden ser beneficiosas para nosotros, pero se vuelven peligrosas si son extremadamente intensas y prolongadas, lo que las convierte en depresión y ansiedad. Si la persona siente una tristeza abrumadora, se debe buscar ayuda profesional”[3].

Así que viendo que estas afectaciones son reales y son más comunes de lo que creemos, es importante señalar que una buena intervención psicológica o psiquiátrica puede ser una gran opción para sobreponerse. También ayuda exponerse a la luz del sol siempre que sea posible, hacer ejercicio o actividades al aire libre. Además, se recomienda propiciar la vida social y realizar actividades que sean satisfactorias, llevar una alimentación sana y variada, dormir lo suficiente y evitar el alcohol.

[1] Recuperado de: https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Aumenta-la-depresion-en-fin-de-ano-que-tan-cierto-es-20181225-0051.html , el 27 de noviembre de 2019.

[2] Ibid

[3] Ibid

MÁS EN BRUNOTICIAS

Esta y más información léala, véala o escúchela en BRUNOTICIAS. Síganos en nuestras redes sociales Facebook @Brunoticias. Twitter @Bru_Noticias. Suscríbase a nuestro canal de YouTube Brunoticias o descargue nuestra App para teléfonos móviles y tabletas con sistema Android y iOS es gratis. Brunoticias, periodismo responsable.

¿Contento de qué se acabe el año?