construcción
  • Se realiza en colaboración con la fundación “Mariana Trinitaria”
  • El programa ofrece cemento, mortero y tinacos de mil 100 litros

La Piedad, Michoacán. 9 de octubre de 2020.- El Gobierno Municipal de La Piedad a través de la dirección de Desarrollo Social en lo que va de este año ha entregado 818 toneladas de materiales para construcción a decenas de familias de las colonias y comunidades rurales a través del programa “Mariana Trinitaria”.

César Oceguera Estrada, director de la dependencia informó que del total de 818 toneladas de materiales de construcción  477.5 toneladas han sido de cemento; 340.5 de mortero y 206 tinacos de mil 100 litros.

El objetivo de este programa, es hacer llegar materiales de construcción a un menor costo a las familias que lo requieran, para que realicen las obras que requieran o concluyan los proyectos iniciados.

Explicó que el programa es permanente, y si desea formar parte puede acudir a las oficinas ubicadas en Mariano Jiménez #115 en el centro de la ciudad donde le darán los requisitos necesarios.

MÁS NOTICIAS EN BRUNOTICIAS

Sigue programa cemento en La Piedad de Fundación Mariana Trinitaria

El tequio o cómo volver al trabajo colaborativo de los pueblos originarios
  • Desde hace siglos, los pueblos indígenas han sabido fortalecer la cohesión social con formas de trabajo organizadas en beneficio de todas las personas de la comunidad 

MADRID, ESPAÑA, 07 DE OCTUBRE DE 2020.- Una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 17 (Alianzas para lograr los objetivos) es la de fomentar y promover la constitución de alianzas eficaces en las esferas pública, público-privada y de la sociedad civil. Muchos afirman que la única manera de salir de la crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19 es uniendo fuerzas, pero ¿cómo podemos hacerlo desde la sociedad civil?

Durante los últimos años el término creación colectiva ha ocupado espacios de reflexión y de aplicación práctica a través del mundo digital. Ahora que estamos conectados tenemos la sensación de formar parte de una comunidad global, con acceso a múltiples herramientas horizontales de colaboración.

¿Pero qué tiene eso de eficaz para acabar con la desigualdad, eliminar la pobreza, resolver los problemas de localidades remotas y aisladas?

Esta generación cree que el proceso participativo en línea es revolucionario y está convencida de que es lo mejor desde que se inventó la rueda.  Y esta sensación se ha agudizado con el confinamiento.

Las herramientas de videoconferencias nos hacen creer que todo se puede resolver mediante el trabajo en red. Sin embargo, más de cuatro mil millones de personas en el mundo no usan internet, el 90 por ciento de ellas son del mundo en desarrollo. Es decir, aquellos que más nos necesitan no están al alcance de nuestro clic.

El tequio

Desde hace siglos, ciertos pueblos indígenas han sabido fortalecer la cohesión social con formas de trabajo organizadas en beneficio de todas las personas de la comunidad. Es el caso de los zapotecas que, desde tiempos prehispánicos, establecieron el tequio como un tributo laboral que cada integrante debía rendir para el interés general.

Gracias a la mano de obra de todos los vecinos, en áreas donde no alcanzan los recursos de las Administraciones, se edifican escuelas, se pavimentan carreteras o se limpian las calles. Para aquellos con recursos, también se permite hacer aportaciones como complemento o en sustitución de las labores físicas.

Tal es la importancia del tequio que la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, en el cuarto párrafo de su artículo 12, establece la preservación del tequio como uso indígena.

¿Por qué es tan importante la participación ciudadana?

 Más allá del capital compartido que genera el tequio, las actividades participativas tienen también la función de refuerzo del tejido social y actúan como sistema de reconocimiento mutuo.

Todo proceso de participación local está vinculado al desarrollo humano. Empuja a las personas a ser más conscientes de las necesidades generales de su pueblo o su barrio y los hace adquirir ejemplos prácticos de colaboración comunal que podrán ejercer en otros contextos.

La creación colectiva es, por tanto, educativa, capacitadora y socializante. Además, fomenta la sostenibilidad de los proyectos, ya que las personas involucradas en su creación son luego los encargados de cuidarlos y protegerlos.

Materiales de Construcción.