abuelos
Obra de teatro Tomás Moro

¿EN QUÉ SE ENTRETENÍAN NUESTROS ABUELOS?

  • Callejón del Recuerdo por Jorge Humberto Hernández Pérez
  • Fotos cortesía ADHMY

Estimados lectores de Brunoticias en Yurécuaro y en todo el Bajío, en estos momentos en los que debemos de estar guardaditos en nuestras casas, compartiremos con ustedes un poco de la historia de nuestro municipio. En este segundo artículo del Rincón del Recuerdo, hablaremos sobre las actividades que realizaban nuestros padres o nuestros abuelos para divertirse en los tiempos en los que no existía el internet ni las consolas de videojuegos.

Más de una vez he escuchado decir a mis amigos y conocidos, e inclusive yo mismo, me he quejado sobre el poco entretenimiento que tiene nuestro terruño querido, pero… ¿Será que antes era peor? La verdad es que no, antes era un tanto mejor, te invito quedarte y saber porqué me atrevo a decir esto.

Al agua pato

En la actualidad nadie en su sano juicio se bañaría en las aguas del Lerma, pero hace algunos años el río estaba sumamente limpio, los días de campo eran muy comunes a sus orillas, principalmente en el lugar conocido como “El Señor de La Piedad” o “La Buena Huerta”, ahí las familias podían ir a pescar grandes bagres y carpas para posteriormente asarlas o preparar el famoso Caldo Michi, el cual se cocía con la misma agua del río. Por otra parte, los jóvenes, principalmente los varones, acudían a las famosas “Chorreras”, lugar que estaba conformado por una serie de laberintos de piedra utilizados para la pesca, que a su vez, formaban de manera involuntaria una especie de albercas que eran aprovechadas para echarse un chapuzón.

 Óleee

Una tradición que también congregaba a los yurecuarenses eran las corridas de toros, principalmente durante la temporada taurina o las fiestas patronales. La Plaza de Toros del Sr. Lucio Macías, como era conocida en aquellos años, se ubicaba a la altura del cruce de las calles Francisco J. Múgica y Venustiano Carranza, en su ruedo llegaron a lidiar grandes toreros como Daniel Pérez, “El Provinciano”, entre otros. Los magníficos animales provenían de la ganadería del Rancho de San José, perteneciente a la familia Curiel, las corridas eran muy recurridas por la población para obtener fondos para los arreglos de la iglesia o para las obras públicas, claro ejemplo de esto el kiosco Juárez, el cual fue construido en parte gracias a las ganancias de dicha actividad.

¡Hoy Ben-Hur!

En la actualidad recurrimos al municipio vecino de La Piedad para poder ver nuestras películas favoritas, pero antes teníamos nuestros propios cines, el más recordado es el famoso Cine Estrella, ubicado por la calle Independencia. Desde los altavoces del cine se escuchaba la potente voz de Manuel Fajardo “Manequis” anunciando los estrenos del mundo cinematográfico, desde el Bombero Atómico de Mario Moreno Cantinflas hasta Ben-Hur de Charlton Heston. Los niños acudían a las matinés, los novios a medio día (cuidados estrictamente por Doña Carmelita Torres) y las familias por la tarde, el cine estaba dividido en dos secciones, la luneta, donde la mayoría de la gente se sentaba y la llamada gayola, localizada en la parte alta, misma de la que de repente salía el famoso grito de ¡Cácaro! cuando la proyección se retrasaba o se trababa.

En un lugar de La Mancha…

Se dice que hace muchos años no todos podían ir a la escuela, pero esto no era excusa para nuestros abuelos, que a pesar de no tener las facilidades educativas que tenemos hoy, tuvieron una enorme cultura, como por ejemplo, el grupo de actores aficionados, qué de aficionados no tenían nada, pues llegaron a interpretar grandes obras teatrales como “El Tributo”, “Tomás Moro”, “El Cid”, “Edipo Rey” o “El Quijote”, cientos de yurecuarenses acudían para apreciar los bellos vestuarios y las dotes artísticas de jóvenes como Octavio Mariscal, Manuel Pérez, Joaquín Alvarado, Moisés Chávez, Gabriel Salcedo, Juan Torres, entre otros, quienes se presentaban en el Teatro Parroquial o en el Cine-Teatro Estrella, el cual también tenía escenario para obras.

¡Qué bailazo!

Y la pista se abría y todos a bailar con la Internacional Orquesta Siboney, ya fuese en el elegante Club de Leones en donde todo se regía bajo una estricta etiqueta o los mega bailes del centro, en donde se cercaba la plaza principal con rendijas de madera. La Orquesta Siboney de Francisco Delgado y Alfredo Zamayoa, siempre alternando con orquesta de otros lugares como la Orquesta de Colorado Naranjo de Colima o bien con grupos como Los Kora o Manolo Muñoz, de La Barca Jalisco. Curiosamente, esto último es lo que más se recuerda en la actualidad, prácticamente todos los yurecuarenses que vivieron en carne propia estos tiempos, añoran el poder bailar de nuevo bajo los ritmos del contrabajo, el piano, las trompetas y la conga.

Dar la vuelta

Se puede decir que la tradición que aún se conserva en la actualidad es ir a dar la vuelta a la plaza, salvo con algunas variantes, la dinámica sigue siendo la misma, ir a misa al templo de la purísima concepción y saliendo ir a comprar una nieve de garrafa, un duro, unas papitas, alguna golosina o un agua. Las familias se sentaban a escuchar al grupo que tocaba en el quiosco, mientras que las señoritas daban la vuelta mientras los muchachos las observaban y les regalaban alguna flor o alguna galantería, pues cuidado y le faltaras al respeto a una dama, ya que eso no era de caballeros. Si te estas preguntando el cómo es que se la pasaban caminando en círculos bajo el sol de la una de la tarde, recordemos que en aquellos ayeres, en la plaza había grandes árboles que refrescaban y daban sombra, en general, mucha vegetación, de ahí el nombre de Jardín Principal.

Te invito a leer este artículo junto a tus abuelos y pregúntales si alguna vez realizaron algunas de estas actividades, pregúntales si conocen alguna otra y compártela con nosotros, hay un dicho muy trillado pero que tiene la razón, el recordar es vivir y en estos tiempos de incertidumbre, que mejor platicar en familia sobre todas esas memorias que forman parte de nuestra identidad y colectividad. Sería bueno retomar algunas de estas tradiciones que se han perdido con el tiempo, como las obras de teatro y los bailes, plantar arboles para disfrutar de su sombra o limpiar nuestra parte del río, que si bien no quedará limpio en su totalidad, por lo menos sabremos que los yurecuarenses, hicimos nuestra parte.

MÁS EN BRUNOTICIAS

Esta y más información léala, véala o escúchela en BRUNOTICIAS. Síganos en nuestras redes sociales Facebook @Brunoticias. Twitter @Bru_Noticias. Instagram @brunoticia Suscríbase a nuestro canal de YouTube Brunoticias o descargue nuestra App para teléfonos móviles y tabletas con sistema Android y iOS es gratis. También puede escuchar nuestro Podcast Brunoticias en Spotify, Apple Podcast o Anchor.

El Tranvía de Yurécuaro / Callejón del Recuerdo

Abuelos

Callejón del Recuerdo Entretenimiento de los abuelos