Kirk Douglas
  • Kirk Douglas, fallecido a los 103 años, fue uno de los rostros del Hollywood clásico. Repasamos 5 de sus más grandes actuaciones en obras maestras del cine

Kirk Douglas (1916-2020) fue uno de los grandes actores del Hollywood clásico. Sus personajes estaban a la altura de su personalidad: fuertes, aguerridos, interesantes. Tras su muerte, a los 103 años, cabe revisar su extensa filmografía, que tuvo sus mejores momentos entre los años 40 y 60 del siglo XX. Aquí, cinco películas para repasar su impresionante carrera fílmica.

Champion (Mark Robson, 1949). Adaptado de un cuento de Ring Lardner, es el primer gran papel de Douglas. La vida de un ambicioso boxeador que deja todo para convertirse en una leyenda (o morir en el intento) era una historia a la medida para un actor con un impulso tan grande como el de Douglas, quien sabía el significado de luchar contra las circunstancias. Además, el tono trágico de la historia le permite explorar distintos rasgos de carácter, al grado de recibir la nominación al Oscar a mejor actor principal.

Lust for Life (Vincente Minnelli, 1956). No es fácil hacer biografías en cine, menos una como la de Vincent van Gogh. Pero el director Vincente Minnelli, basado en el libro “Anhelo de vivir” de Irving Stone, confió plenamente en Kirk Douglas para hacer el papel principal. Con el cabello rojo y metido enteramente en el personaje, Douglas es, en definitiva, uno de los grandes responsables de la popularidad de van Gogh en tiempos recientes. Investigó a fondo su vida, visitó los lugares donde vivió el pintor (incluido el manicomio donde estuvo internado) y caracterizó al artista como sólo otro artista puede hacer.

Paths of Glory (Stanley Kubrick, 1957). Una historia tristemente atemporal, “Senderos de gloria” relata las injusticias contra un grupo de soldados franceses tras un fracaso estratégico en la Primera Guerra Mundial. No es sólo película sobre un juicio legal amañado, es también un tratado de humanidad en el que Douglas da una lección de actuación, pero también de consciencia social. La película era arriesgada en su momento, pero el cineasta Stanley Kubrick confió enteramente en Douglas para llevarla a buen puerto, y hizo metido en el traje y en la piel del Coronel Dax, un militar que busca acabar con las arbitrariedades de un sistema corrupto.

Espartaco (Stanley Kubrick, 1960). Si hablamos de películas épicas, “Spartacus” es sin duda una película que se usa para medir a las demás. También dirigida por Kubrick, cuenta la historia de un esclavo líder de una revolución contra el imperio romano en el siglo I antes de la era común. El filme es impresionante en cuanto a escenas de batalla, decorados y tomas complicadas, pero la actuación de Kirk Douglas no queda pequeña entre tanta grandilocuencia. El Espartaco del título no podía tener otro rostro que el de él.

Seven Days in May (John Frankenheimer, 1964). Dramas políticos sobraban en los años posteriores a la crisis de los misiles en Cuba, pues además era la era del movimiento por los derechos civiles y la revolución de los jóvenes alrededor del mundo. Pero “Siete días en mayo” sobresale por el lúcido guion de Rod Serling y por la actuación de Kirk Douglas como el coronel Jiggs Casey en una intriga que explicaba con magistral claridad los conflictos de la Guerra Fría. Las tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética se retratan en una película de ficción que bien podría pasar por un documento histórico.

De esta manera, a pesar de la muerte de Kirk Douglas a los 103 años, su legado permanecerá en la historia como uno de los mejores actores del Hollywood clásico, siendo partícipe de una gran variedad de películas y tramas diversas.