Home SABER NATURALEZA Ambientalistas exigen a Grupo México asumir autoría de ecocidios

Ambientalistas exigen a Grupo México asumir autoría de ecocidios

130
SHARE
  • Por Gerardo Avendaño

Ciudad de México, 25 de julio de 2019 (Notimex).- El Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER, por sus siglas en inglés), exigió a Grupo México que se haga responsable por los 22 incidentes ambientales que provocó, incluyendo el derrame de tres mil litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés.

La directora ejecutiva de ese organismo, Fernanda Hopenhaym, denunció que aunque la empresa no fuera dueña de los proyectos cuando las afectaciones ambientales ocurrieron, al comprarlos también adquirió las responsabilidades y deudas que estos accidentes provocaron al medio ambiente.

“Cuando se adquiere una empresa hay una fusión o cualquier tipo de transacción como una concesión o un proyecto, los nuevos dueños también adquieren los pasivos, no sólo los activos, incluyendo los pasivos legales, sociales, ambientales.

“Si en el momento en que ocurrieron, Grupo México era dueño o no del proyecto en cuestión, esos pasivos se tienen que remediar sin importar quién era el dueño original”, aseveró en entrevista con Notimex.

El lunes pasado, la empresa minera negó en un comunicado que hubiera daños ambientales por el derrame de tres mil litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés, y rechazó su participación en otros incidentes ambientales.

En el documento, hizo referencia a la organización civil, apuntando que 18 de los 22 casos de incidentes ambientales difundidos son falsos o tienen imprecisiones y dos fueron antes de que Grupo México fuera dueño de dichas instalaciones.

Por tal motivo, PODER respondió que dichos eventos son de dominio público documentados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y por medios de comunicación.

“Quienes van a tener que definir cuáles fueron las afectaciones en el caso del Mar de Cortés como los anteriores referidos, cuáles serían las sanciones adecuadas y la remediación necesaria y la responsabilidad de empresa no somos nosotros, ni Grupo México, son las autoridades”, aseveró.

Fernanda Hopenhaym manifestó que la empresa muestra un patrón de operación que ha provocado incidentes con sustancias peligrosas a lo largo de los años, por lo que exigieron a las autoridades que verifiquen que las empresas cumplan con los más altos estándares de derechos humanos medioambientales, de transparencia y de rendición de cuentas.

“Pedimos que las autoridades monitoreen adecuadamente las operaciones de las empresas en general en el país, hay falta de regulación adecuada, impunidad en muchos casos, de Grupo México y de otras empresas y lo que tiene que hacer es regular y cuando hay cualquier incidente de violación de afectación ambiental tomar las medidas necesarias”, enfatizó.

La minera también refirió que sobre el derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico de la mina Buenavista del Cobre, en el río Sonora, ocurrido el 6 de agosto de 2014, éste fue remediado en su totalidad. Sin embargo, la representante de PODER rechazó el hecho y afirmó que las acciones de resarcimiento nunca se concretaron.

“Si vas al terreno puedes ver de primera mano cómo los pobladores siguen comprando agua embotellada, como los compromisos del fideicomiso de adquirir potabilizadoras, establecer una clínica de seguimiento a cuestiones epidemiológicas no se cumplieron, las personas siguen afectadas en su salud”, expresó.

La activista señaló que la organización civil a la que pertenece acompaña legalmente a las comunidades afectadas por el derrame en el río Sonora, e informó que por este caso aún hay cuatro expedientes en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Lo que estamos pidiendo es que haya acceso real a la justicia, que la gente realmente pueda volver a confiar en la calidad del agua, tener atención a su salud, remediación integral y garantías de que no va a ocurrir un suceso similar”, enfatizó.

En este sentido, advirtió que Grupo México está construyendo una presa de jales en Bacanuchi, en el municipio de Arizpe, Sonora, de grandes dimensiones, por lo que exhortaron a las autoridades a revisar los permisos de esta obra.