Alumnos diseñan máquina para fabricar tabiques de fibra de bambú

Ciudad de México, 28 de julio (Notimex).- Con el objetivo de reducir las jornadas de trabajo, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon una máquina que de forma fácil y rápida elabora tabiques con fibra de bambú.

Tabieco, como fue llamada, tiene una estructura de acero, funciona sin electricidad porque todo su mecanismo es manual y tarda 38 segundos en hacer un tabique, por lo que las ladrilleras tradicionales tendrán una producción eficaz.

Los jóvenes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 4 “Lázaro Cárdenas”, Allanys Martínez Rodríguez, Elizabeth Camacho Gil, Carla Santillán Muñoz y Ariel Vargas Gutiérrez, manifestaron que el diseño de la máquina está pensado para evitar el desgaste o daño físico (en la columna principalmente) de las personas que trabajan en este sector.

En un comunicado, el IPN destacó que la fibra de bambú tiene propiedades para cimentación, suelo orgánico o tierra, arena, cemento y agua; materiales que son fáciles de adquirir, de bajo costo, de fácil adquisición y su obtención es amigable con el medio ambiente.

Para la elaboración de los tabiques, primero se alza la tapadera y se arrastra la tolva hasta el molde del tabique para vaciar la mezcla y se regresa la tolva a su lugar; después, con un poco de presión, el usuario, a través de la palanca, baja la tapa para que la base del tabique suba y con ayuda de una pestaña, ubicada en la parte superior, ayuda a la compresión del material.

Una vez que está prensado, la base del tabique sube y con la palanca se levanta la tapadera para que el tabique sea desmoldado en forma automática.

Allanys Martínez explicó que para el proceso de secado de los tabiques, se utilizan hornos que utilizan combustibles altamente contaminantes. Por ello, los jóvenes decidieron hacer una cama de secado que tarda solo 12 horas.

En esas camas de secado se colocan las piezas a la intemperie y son cubiertas con un techo para evitar que los rayos del sol aceleren el proceso de deshidratación.

Este proyecto nació cuando asistieron al estado de Puebla para ayudar a los damnificados por el sismo del pasado 19 de septiembre, donde uno de los principales problemas era la falta de material para reconstruir las viviendas.

En su búsqueda de alternativas, identificaron que la fibra del bambú, planta que abunda en ese lugar, tiene propiedades para la construcción y es la que da la consistencia necesaria para realizar los tabiques.

Total
2
Shares
Related Posts