AGROMERCADO SEMANA DEL 9 AL 13 DE JULIO

Agromercado, es una publicación patrocinada por FERVA Consultores expertos en mercados agroalimentarios, comercialización de granos, administración de riesgos y agricultura por contrato con más de 20 años de experiencia.

Sólidas pérdidas generalizadas para los commodities agrícolas en el mercado de referencia. La temporada en los Estados Unidos luce prometedora desde lo productivo y sombría desde el aspecto comercial. El maíz bajó hasta 6.1%, el trigo, entre 4 y 6% y la soya más de 6.5%.

Maíz

El balance semanal en la Bolsa de Chicago resultó negativo para los precios del maíz, donde los contratos julio y septiembre perdieron 6.12 y 5.27%, al pasar de 138.48 a 130.01 y de 141.82 a 134.34 dólares por tonelada. La favorable situación de los cultivos y las esquirlas de la guerra comercial que enfrenta a los Estados Unidos con China, además de las escaramuzas con la Unión Europea, México y Canadá, mantuvieron bajo presión las cotizaciones del maíz. En orden cronológico, el lunes el USDA ponderó el 75% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 76% de la semana pasada, pero por encima del 65% vigente un año atrás. El dato oficial quedó en línea con lo previsto por los operadores. El organismo añadió que está polinizado el 37% de las plantas, contra el 17% de la semana pasada; el 18% vigente un año atrás y el 18% promedio de las últimas cinco temporadas.  Acerca de las cifras 2018/2019, el USDA estimó en alza la cosecha, situándola en 361.46 millones de toneladas, pero la dejó por debajo de los 362.45 millones previstos por el mercado. Ese crecimiento no estuvo relacionado con un rendimiento mayor al de junio, como sí lo calculaban los operadores, sino con el incremento previsto del área que llegará a la cosecha. En el resto de las variables comerciales, el USDA elevó a 137.80 millones el uso forrajero; a 318.28 millones el uso total, y a 56.52 millones el saldo exportable. En el ajuste de todas estas cifras, el organismo proyectó el inventario final en 39.43 millones de toneladas, por debajo de los 40.07 millones de junio y de los 43.49 millones calculados por el mercado. Quizás estas cifras puedan ser más tenidas en cuenta en la nueva semana y alienten una recomposición parcial de los golpeados precios del maíz. El reporte que sí fue negativo para los precios del maíz estadounidense fue el semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el USDA relevó ventas de maíz 2017/2018 por 402,100 toneladas, por debajo del mínimo del rango previsto por el mercado, que fue de 400,000 a 800,000 toneladas. Los negocios 2018/2019 fueron calculados por el organismo en 128,000 toneladas, quedando muy por debajo del rango estimado por los operadores, de 250,000 a 550,000 toneladas.

Trigo

El balance semanal para el trigo en las bolsas de los Estados Unidos resultó negativo para los precios. En la Bolsa de Chicago las posiciones de julio y septiembre perdieron 6.09 y 3.54% en la Bolsa de Chicago, al pasar de 188.40 a 176.92 y de 189.32 a 182.62 dólares por tonelada..  En la Bolsa de Kansas, los mismos contratos retrocedieron 4.67 y 4.14%, tras pasar de 180.87 a 172.42 y de 188.50 a 180.69 dólares por tonelada . La presión de la cosecha de invierno y del muy buen estado del cereal de primavera, además de las malas ventas semanales y de algunos datos negativos del reporte mensual del USDA, fueron los datos que alentaron el retorno de las bajas al mercado del grano fino. En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 63% del área apta, superando el 61% promedio de las anteriores cinco temporadas. Respecto del trigo de primavera, el organismo ponderó el 80% en estado bueno/excelente, ubicándolo muy por encima del magro 35% vigente un año atrás. Por otra parte, fue negativo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA reportó ventas por 136,400 toneladas de trigo, quedando por debajo del rango previsto por el mercado, de 200.000 a 500.000 toneladas. Respecto del informe mensual difundido por el USDA el jueves, ya con datos de campo para todas las variedades de trigo, el organismo elevó a 51.21 millones de toneladas el volumen de la cosecha total en los Estados Unidos y la dejó por encima de los 50.62 millones previstos por el mercado. Esto tuvo una combinación de menores rendimientos para los trigos de invierno, pero bastante mejores para el cereal de primavera, basados en ese 80% de plantas que presentan un estado bueno/excelente. En el resto de las variables comerciales, el organismo elevó a 29.95 millones el inventario inicial; mantuvo las importaciones; elevó a 3.54 millones el uso forrajero; a 31.49 el uso total, y a 26.54 millones las exportaciones. Así, las existencias finales fueron calculadas en 26.80 millones de toneladas. De los datos globales se destacaron la reducción de la oferta rusa, a 67 millones de toneladas, y la previsión sobre sus exportaciones, a 34 millones. El USDA también ajustó, a 16.50 millones, las ventas externas de Ucrania; a 27.50 millones las de la Unión Europea, y a 16 millones las de Australia. Estos últimos datos contribuyen a descomprimir un poco la fuerte competencia que padeció EE.UU. en el mercado de exportación y podría brindarle cierto alivio hacia adelante.

Soya

Al igual que para el maíz y el trigo, el balance semanal para los precios de la soya en la Bolsa de Chicago resultó muy negativo. En este sentido, las pérdidas volvieron y con más fuerza a la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y agosto perdieron 6.87 y 6.65%, al pasar de 321.14 a 299.09 y de 322.43 a 300.84 dólares por tonelada. Así, el nivel de precios sigue en el punto más bajo desde diciembre de 2008. Cabe agregar que el viernes la posición agosto transitó parte de la sesión por debajo de los 300 dólares. La guerra comercial con China; el buen estado y el adelanto que evidencia la evolución de los cultivos en el Medio Oeste; los respectivos informe mensuales del USDA y del Ministerio de Agricultura de China, y la previsión de siembra 2018/2019 récord en Brasil configuraron la extensa lista de fundamentos bajistas que presionaron sobre la soja estadounidense, que apunta a convertirse en una “ganga” para los compradores internacionales, a excepción de China, que el 6 del actual le impuso un arancel del 25 por ciento, en una medida con doble impacto puertas adentro de la Administración Trump: Económico & Político. En cuanto a la guerra comercial, durante la semana hablaron funcionarios de COFCO y de SINOGRAI y ambos fueron claros al señalar que China ya trabaja en la sustitución de importaciones estadounidenses, con la mirada puesta sobre Sudamérica, pero también sobre productos alternativos al frijol de soya, como la harina, la colza, el girasol o la harina de pescado. También destacaron el interés por comenzar a trabajar con los países de la zona del Mar Negro y con naciones del Sudeste asiático. Es muy posible que la intempestiva cruzada arancelaria del presidente de los Estados Unidos les haya dado a las autoridades chinas la posibilidad (por necesidad) de acelerar las gestiones tendientes a reducir su dependencia de los productos estadounidenses, algo que podría implicar un dolor de cabeza para las posteriores administraciones de la Casa Blanca, dado que podría resultarles complejo en un futuro volver a reposicionarse en el mercado chino.

AGROMERCADO SEMANA DEL 9 AL 13 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 9 AL 13 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 9 AL 13 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 9 AL 13 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 9 AL 13 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 9 AL 13 DE JULIO