Home BOLSILLO Agromercado AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO

AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO

132
SHARE

AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO

Los commodities agrícolas continuaron operando bajo presión en el mercado de referencia, cayendo con fuerza. El recrudecimiento de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, mejoras en las condiciones climatológicas y un reporte de oferta y demanda mundial con inventarios superiores terminaron por colapsar los precios en 5.6% para el maíz, 3.9% para la soya; y superiores a 3.0% para el trigo. 

Maíz

El balance semanal para el maíz en la Bolsa de Chicago resultó muy negativo, donde las posiciones mayo y julio del cereal perdieron 5.65 y 5.12%, tras caer de 142.91 a 134.84 y de 145.96 a 138.48 dólares por tonelada. Con las hostilidades que recalentaron la guerra comercial entre los Estados Unidos y China se enfriaron las esperanzas de colocar en el gigante asiático maíz, DDG’s, etanol e, incluso, cortes porcinos. Entonces, lo único real que los operadores vieron en el horizonte fueron las enormes existencias actuales y una cosecha 2019/2020 con potencial de ser récord. El informe mensual del USDA ilustró el estado de situación. En su repaso sobre la temporada 2018/2019 en los Estados Unidos mantuvo el uso forrajero, pero redujo el uso total, producto de un recorte en el uso de la industria del etanol, y mantuvo el volumen de las exportaciones. Con estos ajustes, el organismo proyectó las existencias finales en 53.23 millones de toneladas, superando los 52.20 millones previstos por los privados. El USDA sorprendió al mercado al elevar su previsión de la cosecha de maíz en Brasil a 100 millones de toneladas, cuando el mercado auguraba un promedio de 96.66 millones. Además, fue elevada la producción de Argentina a 49 millones. En cuanto a la nueva temporada 2019/2020, el USDA proyectó la cosecha de maíz de EE.UU. en 381.78 millones de toneladas, cerca del récord 2016/2017. “De concretarse, serán las existencias finales más altas desde el ciclo 1987/1988”, dijo el USDA en su trabajo, donde aventuró un valor promedio para el cereal de 129.91 dólares por tonelada, “el más bajo desde el vigente en la temporada 2006/2007”. Un panorama poco amigable que sólo podría revertirse si el clima restringe la siembra o si complica la evolución de los cultivos.

Trigo

El balance de la semana resultó negativo para los trigos en los Estados Unidos, donde las posiciones de mayo y julio en Chicago, por quinta semana consecutiva, perdieron 2.10 y 3.03%, al pasar de 157.26 a 153.96 y de 160.94 a 156.07 dólares por tonelada. En la Bolsa de Kansas, donde suman ahora cuatro semanas adversas seguidas, los mismos contratos cayeron 3.50 y 3.61%, tras variar de 144.40 a 139.35 y de 147.53 a 142.20 dólares por tonelada. En resumen, un reporte de oferta y demanda mundial que señala más trigo, en Estados Unidos y en el mundo. Esos fueron los principales fundamentos bajistas para las cotizaciones del cereal en el mercado estadounidense. Primero, y como si no fuera lo suficientemente malo el panorama 2019/2020, en su repaso sobre la temporada 2018/2019 en EE.UU. el USDA recortó el uso forrajero; el uso total (, y las exportaciones. Así, elevó el volumen de las existencias finales y las ubicó por encima de lo previsto por los privados y el ciclo anterior. En su primera valoración de la nueva temporada agrícola en los Estados Unidos, el USDA proyectó la cosecha de trigo en 51.62 millones de toneladas, ubicándose por debajo de lo previsto por los operadores, pero por encima del ciclo precedente. Pero el verdadero problema para las expectativas del mercado estadounidense es el crecimiento de la oferta exportable de todos sus competidores. El USDA proyectó la cosecha de Rusia en 77 millones de toneladas y sus exportaciones, en 36 millones, frente a los 71.69 y a los 37 millones del ciclo anterior. Parece difícil que, con una oferta más abundante, que en Rusia la consultora SovEcon prevé en 83.40 millones de toneladas, las ventas externas resulten inferiores a las del ciclo precedente. Pero más allá de las dudas sobre las cifras rusas, el organismo marcó mayores saldos exportables en Ucrania; en la Unión Europea; en Australia y en Argentina. Para cerrar con broche de oro la nueva temporada, vale detenerse a ver que la producción mundial fue proyectada por el USDA en 777.49 millones de toneladas, por encima de los 731.55 millones de la temporada anterior. Las existencias finales, en tanto, fueron calculadas en 293.01 millones, superando el volumen previsto por los privados y el resultante del ciclo precedente.

SOYA

El balance de la semana resultó muy negativo para los precios de la soya en la Bolsa de Chicago, terminando la semana en su peor nivel desde diciembre de 2008. En este sentido, los contratos mayo y julio perdieron 3.91 y 3.92%, al pasar de 304.79 a 292.85 y de 309.47 a 297.35 dólares por tonelada. Desde la apertura de la semana quedó claro que el porvenir no sería venturoso para la oleaginosa, luego que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, comunicó vía Twitter su decisión de elevar del 10 al 25% los aranceles para los productos chinos importados. Sobre el cierre de la semana, y ya con los nuevos aranceles vigentes, Trump aseguró, vía Twitter, claro, que con los mayores ingresos que generarán los impuestos a los productos chinos el gobierno les comprará granos a los agricultores para destinarlos a “los países pobres y hambrientos en forma de asistencia humanitaria”. Por si fuera poco, las cifras publicadas el viernes por el USDA en su informe mensual fueron negativas para la soya. Recortó su previsión sobre las exportaciones estadounidenses y elevó el cálculo de las existencias finales, un volumen que no sólo es récord, sino que quedó lejos de los 25.,04 millones previstos por los operadores en la previa del trabajo oficial y 127.27% arriba del inventario final de la temporada anterior. Además, el USDA recortó las importaciones chinas de soya a 86 millones de toneladas. Un año atrás las auguraba en 103 millones de toneladas. En su primera valoración de la nueva temporada agrícola en los Estados Unidos el USDA proyectó la cosecha de soya en 112.95 millones de toneladas, cifra inferior a lo estimado por los operadores. En síntesis, para la nueva temporada, el USDA proyecta una caída de la cosecha de 8,66%, pero incluso así, el descenso de las existencias finales lo prevé en apenas el 2.51%. En este contexto, resulta insostenible generar y sostener una estrategia comercial cargando el contrapeso sobre un solo jugador. La ilusión de que la demanda china de soya tendría un crecimiento poco menos que eterno hoy se da de bruces contra la realidad, que siempre es cambiante. Y ante esta realidad, el mercado estadounidense –detrás van Brasil y la Argentina– demostró no tener las herramientas, y mucho menos las soluciones, para evitar el colapso actual. Debemos tener muy presente que, a fin de cuentas, la oferta actual de soya excede la demanda, no importa quién sea el proveedor, de momento seguirá sobrando en el mundo.

AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO

AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO

AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO

AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO

AGROMERCADO SEMANA DEL 6 AL 10 DE MAYO
Rate this post