AGROMERCADO SEMANA DEL 23 AL 27 DE JULIO

Semana positiva para los granos en el mercado de referencia. Elementos de orden comercial y climático, determinaron subas en los commodities agrícolas. El maíz logró apuntar un ligero aumento semanal. Ante ausencia de novedades desde sus propios fundamentos, el cereal fue arrastrado por el avance del trigo; para el cual, las inclemencias climáticas que deterioran la producción en los principales productores y exportadores mundiales propusieron un recalentamiento en sus precios. En cuanto a la soya, la dinámica de la demanda externa se encargó de estimular los valores y el mercado reaccionó con optimismo.

Maíz

El balance semanal en la Bolsa de Chicago, por segunda semana consecutiva, resultó positivo para los precios del maíz, donde los contratos septiembre y diciembre ganaron 1.90 y 1.96%, al pasar de 139.86 a 142.,51 y de 145.27 a 148.12 dólares por tonelada. En buena medida, los factores alcistas del cereal fueron los mismos detallados en el espacio de la soya, tal el paquete de ayuda por 12.000 millones de dólares para los productores estadounidenses afectados por los conflictos comerciales en los que Estados Unidos está inmerso. De igual modo, la tregua con la UE aportó calma a los operadores, desde el punto de vista comercial, pero también desde el costado político, a partir de la expectativa que el acuerdo con el bloque europeo resultó un primer paso para negociar aranceles de manera más pragmática y menos fundamentalista por parte de las autoridades estadounidenses. También el clima fue un fundamento alcista durante las últimas dos sesiones de la semana, dada la escasez de precipitaciones sobre las zonas más necesitadas de humedad en el Medio Oeste. No obstante, la situación de los cultivos continúa siendo buena. En ese sentido, el lunes el USDA ponderó el 72% del maíz en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana anterior. En el detalle de la condición de las plantas en los tres principales Estados productores de maíz, el USDA ponderó en estado bueno/excelente el 79% de los cultivos en Iowa; el 82% en Illinois, y el 87% en Nebraska. Un año atrás los porcentajes de maíz en condición óptima en estos Estados eran del 68, del 63 y del 61%, respectivamente. Resultó neutro para el mercado el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA reportó las ventas externas de maíz 2017/2018 en 338.500 toneladas, por debajo de las 641.000 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por los operadores, en un rango que fue de 300.000 a 700.000 toneladas. Los negocios 2018/2019 fueron calculados en 747.500 toneladas, cerca de las 774.500 toneladas de la semana pasada y dentro del rango proyectado por los privados. 

Trigo

El balance semanal para el trigo en las bolsas de los Estados Unidos, por segunda semana consecutiva, resultó positivo para los precios. En la Bolsa de Chicago las posiciones de  septiembre y diciembre ganaron 2.81 y 3.19%, al variar de 189.60 a 194.93 y de 195.85 a 202.09 dólares por tonelada. Los mismos contratos en la Bolsa de Kansas sumaron 4.72 y 4.82%, al pasar de 186.84 a 195.66 y de 196.,12 a 205.58 dólares por tonelada. Los principales factores alcistas del cereal estuvieron relacionados con cuestiones productivas y con bastante de especulación, sobre todo durante la sesión del miércoles, donde los precios del grano fino se dispararon un 6% en ambas plazas. Port una parte, un reporte de la consultora Strategie Grains, estimó en 130 millones de toneladas el volumen de la cosecha de trigo blando en la UE, que de confirmarse resultaría la más baja del bloque desde 2012. Por otra parte, la especulación en el mercado con la posibilidad de que Rusia restringiera sus exportaciones por la caída prevista en su cosecha. En el mercado se habló desde un cierre de ventas, hasta la imposición de retenciones. Desde Rusia, una y otra posibilidad fueron descartadas, pero el impacto sobre las cotizaciones ya había quedado plasmado. Según la consultora IKAR la producción rusa rondaría los 70 millones de toneladas, aunque el jueves, el agregado agrícola del USDA en Rusia estimó la cosecha en 67.50 millones de toneladas. Del otro lado del mundo, los rendimientos del trigo de primavera estadounidense estarían debajo de las expectativas. Así lo hizo notar el tour del Consejo de Calidad de Trigo, que recorrió las Dakotas, que estimó un rinde promedio de 2.764 toneladas por hectárea. Esto, a simple vista contradice los datos dados por el USDA en su reporte semanal, que el lunes ponderó el 79% de los cultivos de primavera en estado bueno/excelente. No influyó sobre el mercado el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses, que resultó neutro. En efecto, el jueves el USDA reportó ventas por 385,900 toneladas, ubicándose dentro del rango previsto por los operadores, de 200,000 a 500.000 toneladas.

Soya

El balance semanal en la Bolsa de Chicago resultó positivo para los precios de la soya, por segunda semana consecutiva, donde las posiciones de  agosto y septiembre ganaron 2.44 y 2.34%, al pasar de 312.23 a 319.85 y de 314.25 a 321.60 dólares por tonelada. Cuatro factores posibilitaron el repunte de la oleaginosa. Por una parte, el gran subsidio de 12,000 millones anunciado el martes por el gobierno de los Estados Unidos, como compensación para los productores que padecen el impacto negativo de las guerras comerciales desatadas por Donald Trump contra China, la Unión Europea (UE), Canadá y México. Por otra, el pacto acordado con la UE, que habilitaría un mayor volumen de compras de soya estadounidense por parte del bloque, según informaron los negociadores europeos. Se sumaron a lo anterior las exportaciones semanales estadounidenses, que superaron las expectativas de los operadores. En efecto, el jueves el USDA reportó ventas de frijol de soya 2017/2018 por 538.200 toneladas, por encima de las 252.300 toneladas del informe anterior y del rango previsto por el mercado, de 200,000 a 400,000 toneladas. Los negocios 2018/2019 fueron calculadas en 963,800 toneladas, también por encima del rango proyectado por los privados, de 200,000 a 500,000 toneladas. Por último, influyó una semana con pocas lluvias. Si los especuladores necesitaban condiciones para revalidar los “méritos” que hicieron conocido el “mercado climático”, las tuvieron durante el segmento cerrado el viernes, dado que las lluvias fueron mínimas. A pesar de todo lo anterior y de la innegable alza en los precios, no debemos perder de vista que la guerra comercial entre China y Estados Unidos continúa.

AGROMERCADO SEMANA DEL 23 AL 27 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 23 AL 27 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 23 AL 27 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 23 AL 27 DE JULIO

AGROMERCADO SEMANA DEL 23 AL 27 DE JULIO