AGROMERCADO SEMANA DEL 17 AL 21 DE JULIO DE 2017

Semana dispar para los granos, donde el balance de la operación en la Bolsa de Chicago, para el maíz y la soya resultó positiva, dejando alzas cercanas a 1 y 2% respectivamente. En contrapartida, el trigo cerró a la baja por segunda semana consecutiva. En Chicago, el cereal perdió poco más de 2% y, en Kansas, las pérdidas superaron el 3% por la mayor oferta del cereal de invierno conforme se acerca el final de la cosecha. La nota de la semana fue, una vez más, el predominio de condiciones climáticas atípicamente cálidas y secas para esta época del año. En este contexto, se profundizaron y extendieron los focos de sequías en las principales regiones productoras de EE. UU., lo cual fue señalado por el USDA que reportó un nuevo deterioro de las condiciones de los cultivos de maíz y sorgo. De esta forma, las condiciones mostradas se alejan cada vez más de las observadas en la temporada 2016/17, cuando se alcanzaron rendimientos históricos.

Maíz

Después de las bajas observadas la semana anterior, el balance comercial en la Bolsa de Chicago resultó positivo para el maíz. En efecto, las posiciones septiembre y diciembre sumaron 0.93 y 1.02%, al pasar de 148.12 a 149.50 y de 153.34 a 154.91 dólares por tonelada. Si bien se registraron algunas lluvias sobre los principales estados productores, el predominio de condiciones cálidas continuó generando incertidumbre en el mercado. Según se informó en la semana, cerca del 13% de los cultivos se encontrarían en territorios afectados por sequías. Así, la falta de humedad en zonas agrícolas de Nebraska, las Dakotas, Iowa e Illinois fue el principal factor alcista de las cotizaciones del cereal, que se encuentra atravesando el momento de mayores requerimientos de humedad para determinar el potencial de rendimientos de los cultivos.

Respecto de los cultivos, la coyuntura climática se dejó sentir nuevamente sobre la evolución de las parcelas. Según dio a conocer el USDA el lunes, los cultivos habrían sufrido nuevos deterioros a lo largo de la última semana. Así, el organismo ponderó que, con un avance de 40% en la polinización, la condición de buenas a excelentes habría retrocedido al 64%. La situación actual se diferencia del año pasado, cuando en estas fechas alcanzaban el 76%, con los cultivos atravesando las etapas de definición de rendimientos.

Por lo que respecta al reporte semanal sobre exportaciones estadounidenses, el informe resultó ligeramente positivo. El jueves el USDA reportó ventas 2016/2017 por 466,500 toneladas, por encima de las 161,000 toneladas y del rango previsto por el mercado, de 150,000 a 350,000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, los negocios sumaron 212,100 toneladas, cerca del mínimo estimado por los operadores, de 200,000 a 400,000 toneladas.

Trigo

Por segunda semana consecutiva, las cotizaciones del trigo de los Estados Unidos cerraron con saldo negativo. En efecto, las posiciones septiembre y diciembre en la Bolsa de Chicago perdieron 2.25 y 2.29%, al pasar de 187.67 a 183.44 y de 196.49 a 191.99 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos perdieron 3.41 y 3.20%, tras variar de 188.68 a 182.25 y de 198.42 a 192.08 dólares por tonelada. La mayor entrada del trigo de invierno en el circuito comercial y la necesidad de exhibir un nivel de precios que mantenga competitivo el cereal estadounidense en el mercado global para reducir las abundantes existencias en momentos en que avanza la recolección del grano fino en todo el hemisferio Norte fueron los principales factores adversos del segmento.

Respecto al estado de los cultivos, a lo largo de la última semana, los terrenos sembrados de variedad de primavera volvieron a experimentar deterioros, producto de las condiciones climáticas adversas. De esta forma, el porcentaje de predios en condiciones buenas a excelentes se alejaron nuevamente del promedio de las últimas temporadas. Según, informó el USDA, actualmente solo el 34% de los cultivos alcanzaría dicha calificación. Así, el panorama de producción se estrecha, en un contexto donde el área sembrada ya se ubica en torno a mínimos históricos. En siete semanas el estado bueno/excelente del trigo de primavera ha caído 28 puntos.

Por lo que respecta al reporte semanal sobre exportaciones estadounidenses, el informe resultó positivo, dado que el jueves el USDA reportó ventas externas 2017/2018 por 669,500 toneladas, superando ampliamente las 357,700 toneladas del informe anterior y del rango previsto por el mercado, de 200,0000 a 450,000 toneladas. Un factor importante en el desempeño de las exportaciones resultó la fuerte devaluación del dólar frente al euro, que se acentuó durante la semana. Esta situación aportó competitividad para los granos estadounidenses, amenazada por el alza de precios generada por las condiciones climáticas que afectan los cultivos.

Soya

Al igual que el maíz, tras las bajas de la semana anterior, la soya cerró el segmento comercial con saldo positivo en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones agosto y noviembre sumaron 2.02 y 2.07%, al pasar de 363.40 a 370.74 y de 367.99 a 375.61 dólares por tonelada. El mercado permaneció muy atento a la evolución de las condiciones climáticas. El registro de precipitaciones se mostró muy escaso en las principales regiones productoras, situación que se combinó con elevadas temperaturas. En este contexto empeoró la condición de los suelos y se profundizaron los focos de sequía. Así, según informó el USDA, el 13% de las áreas sembradas con soya padecerían algún grado de déficit hídrico, frente al 9% registrado la semana previa. Lluvias imprevistas sobre áreas agrícolas de Iowa, Illinois y de Indiana, hacia el final de la semana, redujeron las ganancias.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA confirmó las especulaciones sobre nuevos deterioros en los predios sembrados. Así, el porcentaje de cultivos en condiciones buenas a excelentes cayó a 61%. El dato se distanció del registro de la temporada pasada, cuando en esta época del año, el 71% alcanzaban dicha calificación. Sin embargo, es importante recordar que la superficie sembrada se ubica en un nivel histórico.

Por lo que respecta al reporte semanal sobre exportaciones estadounidenses, el informe resultó positivo, dado que el jueves el USDA reportó ventas externas 2016/2017 por 409,500 toneladas de frijol de soya, por encima de las 228,000 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 100,000 a 300,000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, el organismo confirmó ventas de frijol por 1´522,600 toneladas, muy por encima de las 455,000 toneladas del trabajo precedente y dentro del rango previsto por el mercado, de entre 1.3 y 1.8 millones de toneladas. Cerca de 1.3 millones de toneladas tendrían por destino a China. La participación del gigante asiático en los negocios reportados adicionó optimismo entre los operadores.