AGROMERCADO SEMANA DEL 10 AL 14 DE SEPTIEMBRE

El nuevo reporte mensual de oferta y demanda elaborado por el USDA, propuso un escenario de oferta optimista y los precios de los commodities agrícolas respondieron con ajustes apuntando pérdidas generalizadas en el mercado de referencia.

Maíz

El balance semanal en la Bolsa de Chicago resultó muy negativo para los precios del maíz, donde los contratos septiembre y diciembre perdieron 4.87 y 4.15%, al pasar de 139.46 a 132.67 y de 144.48 a 138.48 dólares por tonelada. El principal fundamento bajista resultó el informe mensual del USDA, que contrarió a los operadores al elevar la previsión sobre la cosecha estadounidense, que ya está en marcha. En ese sentido, el martes el USDA reportó el avance de la recolección de maíz sobre el 5% del área apta. Además, ponderó el 68% del maíz en estado bueno/excelente, y añadió que está maduro el 35% de los cultivos, dando cuenta de las buenas condiciones generales de la temporada. Por otra parte, el miércoles el USDA estimó la producción de maíz de los Estados Unidos en 376.62 millones de toneladas, por encima de los 370.51 millones de agosto y de los 369.05 millones previstos por los operadores. Ese resultado fue consecuencia de un rendimiento promedio nacional de 11.379 toneladas por hectárea, que quedó por encima de los 11.197 del reporte anterior. En el resto de las variables comerciales elevó el uso forrajero; el uso total, y las exportaciones. Las existencias finales fueron calculadas en 45.06 millones de toneladas. Para completar un panorama poco promisorio, resultó negativo para el maíz el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA informó ventas de maíz por 774,200 toneladas, situándose por debajo del rango previsto por el mercado, de 0.8 a 1.2 millones de toneladas.

Trigo

El balance semanal para el trigo en las bolsas de los Estados Unidos resultó mixto al mostrar valores a ambos lados de la pizarra. En la Bolsa de Chicago la posición de septiembre perdió 1.29% al pasar de 178.67 a 176.37 dólares, mientras que la posición de diciembre, aunque con poca variación, ganó 0.05% al pasar de 187.85 a 187.95 dólares. Los mismos contratos en la Bolsa de Kansas siguieron una tónica similar donde la posición septiembre bajó 1.94%, al pasar de 179.49 a 176.00 dólares por tonelada, mientras que el contrato diciembre sumó 0.29%, tras variar de 189.14 a 189.69 dólares. La ya conocida especulación sobre Rusia y sus exportaciones, así como las cifras del nuevo informe mensual del USDA fueron los factores más relevantes para el ritmo de los precios de las Bolsas estadounidenses. En cuanto a los cultivos, con la cosecha del grano de primavera entrando a su etapa final, el USDA confirmó el martes el inicio de la siembra de las variedades de invierno, con un progreso sobre el 5% de la superficie prevista. En este punto hay que destacar que las condiciones de los suelos en los principales Estados productores del cereal se presentan positivas para las labores. Respecto del informe mensual del USDA, lo relevante no estuvo en las cifras respectivas a los Estados Unidos, dado que el organismo no introdujo cambios, sino en las cifras del comercio global y en particular, en las previsiones para Rusia, dado que mientras el mercado esperaba reducciones en los volúmenes de la cosecha y del saldo exportable, el organismo elevó a 71 millones la producción y sostuvo en 35 millones las ventas externas. Este dato generó importantes bajas en las Bolsas estadounidenses en las sesiones del miércoles y jueves. Sin embargo, en última sesión de la semana, los precios del trigo retomaron la senda alcista, con ganancias superiores a los 5 dólares, otra vez por la especulación de los operadores con el rumbo que podrían asumir las exportaciones rusas. Por último, resultó neutro para el mercado el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA informó ventas de trigo por 387,600 toneladas, ubicándose dentro del rango previsto por los operadores, de 300,000 a 500,000 toneladas.

 Soya

El balance semanal en la Bolsa de Chicago resultó negativo para los precios de la soya, donde las posiciones septiembre y noviembre perdieron 1.26% y 1.60 al pasar de 305.71 a 301.85 y de 310.12 a 305.16 dólares por tonelada. Los tres principales fundamentos bajistas fueron las cifras del USDA, las cifras del informe mensual del Ministerio de Agricultura de China, así como la continuidad de la guerra comercial entre EE.UU. y China. Respecto a la primera, el martes el USDA ponderó el 68% de soya en estado bueno/excelente, y añadió que está perdiendo hojas el 31% de los cultivos, en una atapa donde se espera que, la semana próxima, el organismo emita su primera valoración sobre el avance de la cosecha. En cuanto a las nuevas cifras del reporte mensual, el USDA elevó a 127.73 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha récord 2018/2019 y la dejó por encima de los 126.53 millones previstos por el mercado. Dicho crecimiento se sustentó en un rendimiento promedio de 33.551 toneladas por hectárea. Por cuanto al segundo factor, el mismo miércoles, el Ministerio de Agricultura de China recortó en 10.87% su previsión sobre las importaciones chinas de soya, ubicando ahora la cifra en 83.65 millones de toneladas. Este dato quedó lejos de los 94 millones “positivistas” proyectados por el USDA. Y en cuanto a la guerra comercial, el mismo día de la publicación del informe mensual del USDA se conoció la noticia de la invitación de funcionarios estadounidenses a sus pares chinos para discutir nuevamente las relaciones comerciales entre ambas naciones. Esa noticia, que se difundió pocos minutos antes de la aparición de las cifras del USDA, hizo que los precios de la soya revirtieran las bajas iniciales el miércoles y que pese a los datos bajistas del reporte el cierre mostrara alzas para la oleaginosa. Sin embargo, un día después fue el propio presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el que se encargó otra vez de desbaratar la expectativa de los operadores al publicar el siguiente mensaje en su cuenta de twitter, en respuesta al Wall Street Journal: “No estamos presionados para hacer un trato con China, ellos están bajo presión para hacer un trato con nosotros. Nuestros mercados están surgiendo, los suyos están colapsando. Pronto estaremos ganando miles de millones en aranceles y fabricando productos en casa”. Así, el mercado volvió sobre los pasos dados el miércoles y cerró con bajas el jueves y el viernes. Por último, entre neutro a ligeramente bajista resultó el reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos.

AGROMERCADO SEMANA DEL 10 AL 14 DE SEPTIEMBRE

AGROMERCADO SEMANA DEL 10 AL 14 DE SEPTIEMBRE

AGROMERCADO SEMANA DEL 10 AL 14 DE SEPTIEMBRE

AGROMERCADO SEMANA DEL 10 AL 14 DE SEPTIEMBRE

AGROMERCADO SEMANA DEL 10 AL 14 DE SEPTIEMBRE