SEMANA DEL 10 AL 14 DE JULIO DE 2017

Semana negativa para los granos, marcada por la publicación del informe mensual del USDA, y durante la cual, el clima continuó induciendo volatilidad a la operación. Así, el balance general dejó bajas para los precios en los mercados estadounidenses. Las mayores pérdidas se registraron en el trigo, que cayó 5.43% en Kansas y 4.53% en Chicago producto de las elevadas existencias proyectadas por el USDA en su informe mensual del miércoles y de la pérdida de competitividad en los mercados internacionales del grano de los Estados Unidos. En cuanto al maíz y la soya, las perdidas alcanzaron 4.14% y 1.20%, respectivamente, impulsadas por algunas lluvias, no previstas en los reportes meteorológicos, sobre el Medio Oeste. Para el maíz, además, incidió presionando los precios a la baja la noticia de mayores inventarios reportados en el informe oficial.

Maíz

Después de dos semanas al alza, el maíz concluyó el segmento comercial mostrando un saldo negativo. Así, los contratos julio y septiembre perdieron 4.45 y 4.14%, al pasar de 150.49 a 143.79 y de 154.52 a 148.12 dólares por tonelada; donde la sorpresa de algunas lluvias caídas sobre las zonas agrícolas del Medio Oeste, la madrugada del martes, indujo un sentimiento de mejora en las condiciones de desarrollo de los cultivos que atraviesan, en estos momentos, la crítica etapa de polinización, causando el retroceso de los precios. Se sumó a ello, el incremento de las existencias estadounidenses, reportadas por el USDA en su informe de oferta y demanda mundial, el miércoles.

El lunes el USDA había ponderado el 65% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 68% de la semana pasada; del 76% vigente un año atrás, y del 66% previsto en promedio por el mercado. El organismo indicó que está polinizado el 19% de los cultivos, contra el 10% de la semana anterior; el 30% vigente un año atrás, y el 27% promedio de las últimas tres temporadas, generando inquietud en el mercado e impulsando los precios al alza. No obstante, lluvias en algunas regiones la madrugada del martes, aliviaron un poco la tensión, que se vio revertida, el miércoles con el informe del USDA donde, el organismo redujo, para el ciclo 2016/2017, el uso forrajero de maíz, de 139.71 a 137.80 millones de toneladas, por lo que las existencias finales subieron de 58.30 a unos inesperados 60.20 millones, frente a los 58.96 millones previstos por el mercado. Por lo que respecta al ciclo 2017018, proyectó la cosecha de los Estados Unidos en 362.09 millones de toneladas, por encima de los 357.27 millones estimados en junio y de los 358.81 millones calculados por los privados. Así, teniendo en cuenta el aumento del inventario inicial, a pesar de que el organismo elevó el consumo forrajero, de 137.80 a 139.,07 millones, y el uso total, de 315.61 a 316.88 millones, en tanto que mantuvo las exportaciones en 47.63 millones, el balance final arrojó existencias finales en 59.06 millones de toneladas, por encima de los 53.60 millones de junio y de los 55.40 millones previstos por el mercado.

En cuanto al comercio internacional, el dinamismo mostrado esta semana por el sector exportador Estados Unidos brindó respaldo a las cotizaciones y limitó las pérdidas. En este contexto, el jueves el USDA informó ventas de maíz 2016/2017 por 161,000 toneladas, por encima de las 140.200 toneladas del reporte anterior, pero por debajo del rango previsto por el mercado, de 300,000 a 500,000 toneladas. Las operaciones 2017/2018 fueron calculadas en 279,700 toneladas, por encima de las magras 74,500 toneladas del reporta precedente y del rango estimado por los operadores, de 50,000 a 200,000 toneladas.

Trigo

Resultó negativo el balance de la semana para los precios del trigo de los Estados Unidos. En efecto, las posiciones julio y septiembre en la Bolsa de Chicago perdieron 3.98 y 4.53%, al pasar de 189.32 a 181.79 y de 196.58 a 187.67 dólares por tonelada. En Kansas, el contrato con vencimiento septiembre perdió 5.43, al variar de 199.52 a 188.68 dólares por tonelada. Entre los fundamentos bajistas que golpearon al trigo destacaron el informe mensual del USDA, en el que quedaron expuestos inventarios elevados, y la pérdida de competitividad del cereal estadounidense tras las fuertes alzas de precios de las semanas precedentes. En cuanto a los cultivos, por sexta semana consecutiva, el lunes el USDA volvió a recortar la proporción de trigo de primavera en condición óptima para situarlo en 35. El organismo informó, además, que la cosecha de los trigos de invierno avanzó sobre el 67% del área apta: No obstante, en un contexto de fuerte deterioro de los cultivos y de profundización de los focos de sequías registrados en la región de las Planicies, nuevos pronósticos generaron alivio entre los operadores al indicar que las precipitaciones y las temperaturas retornarían a niveles más típicos para esta época del año, en los próximos 6-14 días.

Respecto del informe mensual del USDA, en forma inesperada por el mercado las existencias de la cosecha vieja estadounidense de trigo fueron elevadas de 31.61 a 32.23 millones de toneladas. La nueva cosecha de los Estados Unidos fue estimada en 47.89 millones de toneladas, por debajo de los 49.64 millones previstos el mes pasado, pero levemente por encima de los 47.57 millones previstos por el mercado. Así, leves correcciones en las estimaciones de inventaros para EE. UU. fueron suficientes para asegurar pérdidas en la semana. El USDA elevó las proyecciones de inventarios de cosecha nueva para el país del norte, por encima de lo esperado por el mercado. Además, si bien ajustó a la baja el cálculo de producción, también efectuó recortes en la demanda.

El reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos también fue neutro para los precios del trigo, dado que el jueves el USDA reportó ventas 2017/2018 por 357,700 toneladas, por debajo de las 375,300 toneladas de la semana anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 300,000 a 500,000 toneladas.

Soya

Después de dos semanas consecutivas al alza, el balance para los precios de la soya en la Bolsa de Chicago resultó negativo. En efecto, los contratos agosto y noviembre perdieron 1.20 y 1.38%, al pasar de 367.81 a 363.40 y de 373.14 a 367.99 dólares por tonelada. El principal fundamento bajista del segmento fue el clima y, particularmente, las lluvias imprevistas que cayeron entre el martes y el viernes sobre el Medio Oeste de los Estados Unidos, donde la oleaginosa se encuentra definiendo su potencial de rendimientos. Estas precipitaciones fuera de pronóstico impulsaron ventas desde el sector especulador, sobre todo durante la sesión del jueves, que provocaron pérdidas superiores a los 16 dólares por tonelada. No obstante, al final de la semana nuevos reportes de tiempo seco y caluroso para las zonas productoras amortiguaron las perdidas semanales.

EL lunes por la tarde, en su valoración sobre la condición de los cultivos, el USDA ponderó el 62% en estado bueno/excelente, por debajo del 64% de la semana pasada; del 71% vigente un año atrás, y del 63% promedio previsto por los operadores. Añadió que atravesó la floración el 34% de los cultivos, contra el 18% de la semana pasada; el 37% vigente un año atrás, y del 32% promedio de las últimas cuatro temporadas.

El esperado informe mensual del USDA sobre oferta y demanda de granos publicado del miércoles dejó cifras mayormente alcistas para la soya. Las nuevas estimaciones del USDA dieron cuentan de un recorte en el inventario final esperado para la nueva cosecha. Así, los inventarios totalizarían en torno a 12.52 millones de toneladas, frente a 13.48. El mercado esperaba cerca de 0.35 millones de toneladas más que las indicadas por el organismo. Este ajuste estaría originado, principalmente, en el recorte realizado a la estimación de los inventarios finales de la temporada 2016/17. De todas formas, se destaca que, a pesar de los recortes, se mantiene firme una fuerte recomposición de las existencias en la temporada actual, situación que permanecería vigente a lo largo de la próxima temporada. Otro dato positivo para la construcción de precios fue la previsión de mayores importaciones de China, dado que fueron elevadas de 89 a 91 millones de toneladas las del ciclo 2016/2017 y de 93 a 94 millones las de la nueva temporada.

Neutro resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA reportó ventas 2016/2017 por 228,000 toneladas, por debajo de las 365,500 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por el mercado, en un rango que fue de 200,000 a 400,000 toneladas. Equilibró la situación la venta de frijol de 2017/2018, que totalizó 455,000 toneladas, por encima de las 73,200 toneladas del trabajo precedente y del rango calculado por los privados entre 50,000 y 200,000 toneladas. Por otra parte, no contabilizadas en el reporte sobre exportaciones del jueves, en viernes, el USDA reportó la concreción de nuevos negocios de exportación por 1.3 millones de toneladas de soya nueva, con destino a China.

 

10 AL 14 DE JULIO DE 2017

10 AL 14 DE JULIO DE 2017

10 AL 14 DE JULIO DE 2017

10 AL 14 DE JULIO DE 2017

10 AL 14 DE JULIO DE 2017

10 AL 14 DE JULIO DE 2017