El análisis de los precios de maíz, trigo y soya en AGROMERCADO.

AGROMERCADO SEMANA 19 DEL 8 AL 12 DE MAYO

La semana del 8 al 12 de mayo en la que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) presentó sus primeras proyecciones para el ciclo agrícola 2017/2018 y en la que la Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil (CONAB) declaró un nuevo incremento en las cifras brasileñas 2016/2017 terminó prácticamente sin cambios para el maíz y con pérdidas cercanas a 2% para el trigo en la Bolsa de Kansas. Por su parte, la soya concluyó el segmento comercial semanal, en la Bolsa de Chicago, mostrando una ligera baja en los precios.

Maíz

Sin cambios cerró la semana del 8 al 12 de mayo para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde la posición mayo se mantuvo en 142.41 dólares, mientras que el contrato julio pasó de 145.96 a 146.06 dólares por tonelada. El equilibrio de fuerzas de mercado se tradujo en un cierre estable, donde, por un lado, el sentimiento bajista inducido por las buenas condiciones previstas para la siembra en el Medio Oeste para los próximos días se conjugó con la noticia de una menor previsión para la cosecha estadounidense 2017/2018 y de una menor oferta de trigo, que liberará espacio en el mercado de forrajes, generando una percepción alcista al mercado.

En este sentido, el miércoles, en su informe mensual de oferta y demanda, el USDA redujo ligeramente el inventario final 2016/2017 de maíz estadounidense de 58.93 a 58.30 millones de toneladas. No obstante, en contraposición el organismo elevó de 93.50 a 96 millones la cosecha de Brasil y de 38.,50 a 40 millones la producción de Argentina, elevando en ambos casos los volúmenes exportables, e incrementando las existencias finales mundiales a 223.90 millones de toneladas, situación que no contribuyó de manera alguna a la reconstrucción de los precios.

Por lo que respecta a la nueva temporada 2017/2018, el USDA estimó una caída de 7.1% de la cosecha de maíz de los Estados Unidos, de 384.78 a 357.27 millones de toneladas, esto, producto de la menor área sembrada, que se reduce en 1.62 millones de hectáreas, y a un rendimiento promedio estimado en 10.714 toneladas por hectárea, ligeramente inferior al del ciclo anterior, resultando una estimación del inventario final para el nuevo ciclo menor en 7.6% al de la temporada que está por finalizar.

Un hecho significativo al evaluar el inventario final mundial para 2017/2018, es la fuerte reducción de las existencias previstas para China, que caen 20% con respecto al ciclo anterior, fundamentado en la intención del gobierno chino de reducir sus abundantes existencias domésticas.

En cuanto al avance de siembra de la nueva temporada, el lunes el USDA reveló el progreso sobre 47% de la superficie prevista, cifra muy, pero por debajo del 61% que presentaba un año atrás.

Trigo

Tras las alzas de las dos semanas anteriores, el trigo de los Estados Unidos cerró a la baja la semana del 8 al 12 de mayo. En efecto, los contratos mayo y julio en la Bolsa de Chicago perdieron 0.59 y 2.15%, al pasar de 157.08 a 156.16 y de 162.50 a 159.01 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos vencimientos perdieron 2.06 y 2.39%, tras pasar de 160.94 a 157.63 y de 165.35 a 161.40 dólares. La toma de ganancias en las dos primeras sesiones de la semana fueron determinantes para el cierre adverso de las cotizaciones, al igual que el informe semanal sobre cultivos del lunes, en el que el USDA relevó los trigos de invierno que, aunque sigue mostrando un ligero deterioro, este resultó mejor que el esperado por los operadores. Para el trigo de primavera, el USDA reveló un avance de la siembra sobre 54% del área prevista, cifra muy por debajo del 74% vigente un año atrás.

En cuanto al informe mensual del USDA, el miércoles el organismo mantuvo el inventario final 2016/2017 de trigo estadounidense en 31.55 millones de toneladas, cifra superior en 15% al estimado correspondiente al ciclo anterior.

Para la nueva temporada, el USDA estimó la producción de trigo estadounidense en 49.54 millones de toneladas, 21.2% por debajo del ciclo anterior. Del resto de las cifras dadas por el USDA se destacó el recorte en la cosecha 2017/2018 de Australia y la menor producción prevista para Canadá. Sin embargo, en este último caso el abundante inventario que viene arrastrando permitirá a este país de elevar su saldo exportable. Para la Unión Europea el USDA estimó la nueva cosecha en 151 millones de toneladas, por encima de los 145.47 millones precedente. La oferta exportable del bloque de países de la zona del Mar Negro, principal granero de Europa, presente una baja de 1 y 2.8 millones de toneladas para Rusia y Ucrania, respectivamente.

Soya

Ligeramente negativo resultó el balance de la semana del 8 al 12 de mayo para los precios de la soya en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones mayo y julio perdieron 0.93 y 1.03%, al pasar de 353.84 a 350.54 y de 357.52 a 353.84 dólares por tonelada. La tónica bajista para las cotizaciones de la oleaginosa se inició el miércoles, luego del informe mensual del USDA y tuvo como principal fundamento el incremento de las cosechas en Brasil y Argentina. Otro factor adverso para los valores de la soya fue la previsión de lluvias inferiores a los registros usuales para los próximos 10 días en el Medio Oeste de los Estados Unidos que, de concretarse, permitiría un rápido progreso de la siembra 2017/2018, que al igual que para el maíz, presenta retraso con respecto al año anterior.

En cuanto al informe mensual de oferta y demanda del USDA, el miércoles el organismo redujo de 12.12 a 11.85 millones de toneladas el volumen de las existencias finales estadounidenses 2016/2017, cifra que, no obstante, resulta muy superior al inventario final de la temporada anterior. Otros datos relevantes relativos al ciclo 2016/2017 fueron los aumentos previstos para las cosechas de Brasil y Argentina; así como el incremento del volumen estimado de las importaciones de China.

Respecto de la temporada 2017/2018, en su primera proyección el USDA estimó la cosecha estadounidense en 115.80 millones de toneladas, por debajo del récord alcanzado en 2016/2017, a pesar del incremento esperado en la superficie a sembrar. Sin embargo, es importante considerar que a esta altura del año el organismo utiliza rendimientos calculados estadísticamente que considera por igual los años muy buenos, como 2016, pero también los ciclo donde el clima resultó esquivo para los cultivos. Así, en esta ocasión fijó un rendimiento promedio nacional de 3.228 toneladas por hectárea, muy inferior al récord 3.504 toneladas de 2016/2017. Tomando esto en consideración, las existencias finales mundiales 2017/2018 fueron proyectadas por el USDA en 88.81 millones de toneladas, quedando por debajo de los 90.14 millones precedentes. Un día después del informe del USDA, la Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil (CONAB), dependiente del Ministerio de Agricultura de Brasil, elevó de 110.16 a 113.01 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha récord 2016/2017 de soya brasileña.