El análisis de los precios de maíz, trigo y soya en AGROMERCADO

SEMANA DEL 29 DE MAYO AL 02 DE JUNIO DE 2017

Cuatro semanas y sumando. Una vez más los precios de la soya cerraron el segmento comercial mostrando un saldo negativo en la Bolsa de Chicago, producto de diversas noticias procedentes de Brasil y de un clima que no genera sobresaltos en el inicio del nuevo ciclo agrícola estadounidense. No obstante, los otros granos no desentonaron con el ritmo marcado por la soya. Para maíz, la semana concluye con ligeras bajas, en un momento en que la siembra de la nueva temporada en los Estados Unidos está prácticamente concluida. En cuanto al trigo, las pérdidas en la semana son algo más pronunciadas, al inicio de las cosechas tempranas de las variedades de invierno.

Maíz

En una semana corta por la celebración del “Memorial Day”, del 29 de mayo al 2 de junio, el balance de los precios del maíz fue levemente negativo esta semana en la Bolsa de Chicago. En efecto, los contratos julio y septiembre cayeron 0.40 y 0.27%, al pasar de 147.34 a 146.75 y de 150.29 a 149.89 dólares por tonelada. La previsión de menor humedad sobre el Medio Oeste, favorable para el cierre de la siembra estadounidense; las buenas perspectivas para la cosecha de Brasil; la caída del valor del petróleo, y el temor por lo que pueda ocurrir con las energías alternativas como el etanol tras la salida de los Estados Unidos del acuerdo climático de París, fueron los principales fundamentos negativos para el maíz. El martes el USDA presentó el progreso de la siembra de maíz sobre el 91% de la superficie prevista, por encima del 84% de la semana pasada; por debajo del 93% vigente un año atrás; del 93% promedio de las últimas cuatro temporadas, y del 92% previsto en promedio por los operadores. El organismo indicó también que emergió el 73% de las plantas, contra el 54% de la semana anterior; el 75% de 2016, y el 75% promedio. De igual manera, presentó su primera valoración sobre la condición de las plantas, ponderando que el 65% de los cultivos se encuentran en estado bueno/excelente, por debajo 72% de 2016 para la misma fecha y del 68% previsto por el mercado.

Respecto de las noticias bajistas llegadas desde Brasil, André Pessôa, director de la firma Agroconsult, estimó la producción brasileña de maíz 2016/2017 en 100 millones de toneladas, mientras que FC Stone elevó su proyección, de 96.15 a 97.60 millones. Ambas previsiones quedaron por encima de los 92.80 millones calculados por la CONAB y de los 96 millones estimados por el USDA en su último informe mensual. Impulsando aún más el sentimiento bajista, nada constructivo para los precios del maíz resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el viernes el USDA informó ventas externas 2016/2017 por 412,000 toneladas, por debajo de las 457,211 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por el mercado, de 450,000 a 650,000 toneladas. Los negocios 2017/2018 fueron reportados en 139,700 toneladas, por encima de las magras 500 toneladas de la semana pasada, pero por debajo de un máximo de 200,000 toneladas esperado por los operadores.

Trigo

Al igual que para el maíz y la soya, el balance de la semana del 29 de mayo al 2 de junio para los precios del trigo de los Estados Unidos resultó negativo. En efecto, las posiciones julio y septiembre en Chicago perdieron 1.99 y 1.66%, al pasar de 161.03 a 157.81 y de 165.81 a 163.05 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos cayeron 0.98 y 0.82%, al variar de 160.76 a 159.19 y de 167.28 a 165.90 dólares. La mejora del clima para el avance de la cosecha de las variedades de invierno en los Estados sureños y la todavía abundante oferta global fueron los principales factores bajistas para el trigo. No obstante, la devaluación del dólar contra el euro y un buen reporte semanal sobre las ventas externas 2017/2018 limitaron las pérdidas.

Acerca del estado los cultivos, este grano continúa perdiendo calidad y, el marte, el USDA ponderó el 50% de las variedades de trigo de invierno en estado bueno/excelente, por debajo del 52% de la semana pasada; del 63% de igual momento de 2016, y del 52% previsto en promedio por los operadores. El organismo añadió que está espigado el 80% de los cultivos, frente al 72% de la semana anterior; al 83% vigente un año atrás, y al 77% promedio de las últimas cuatro temporadas. En cuanto al avance de la siembra del trigo de primavera, fue estimado por el organismo sobre el 96% del área prevista, por encima del 90% de la semana pasada; por debajo del 98% vigente un año atrás, y por encima del 91% promedio de las últimas cuatro temporadas. El dato oficial estuvo en línea con el porcentaje esperado por el mercado. Añadió que ya emergió el 79% de las plantas, frente al 62% de la semana anterior; al 87% de 2016, y al 74% promedio. El organismo ponderó el 62% de los cultivos en estado bueno/excelente, muy por debajo del 79% vigente un año atrás y del 71% previsto por los operadores.

La caída de los precios del cereal pudo haber sido mayor de no ser por el dinamismo de las exportaciones. Con la mira centrada en la nueva cosecha (2017/2018), las ventas reveladas el viernes por el USDA alcanzaron 810,300 toneladas, por encima de las 342,913 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 250,000 a 450,000 toneladas. Esta cifra no pudo ser empañada por el informe sobre la cancelación de operaciones por 29,000 toneladas de cosecha vieja (2016/2017).

Soya

Del 29 de mayo al 2 de junio, por cuarta semana consecutiva, los precios de la soya cerraron con saldo negativo en la Bolsa de Chicago, donde tocaron mínimos desde abril de 2016. Las posiciones julio y agosto perdieron 0.57 y 0.67%, al pasar de 340.43 a 338.50 y de 341.54 a 339.24 dólares por tonelada. Entre los factores que condujeron las cotizaciones hacia otro cierre semanal bajista se destacaron Brasil, con sus exportaciones récord y con previsiones presentes y futuras alentadoras para sus cosechas; el reiterado lamento de los procesadores chinos, que siguen advirtiendo saldos negativos sobre sus márgenes, y un inicio de temporada 2017/2018 sin grandes contratiempos. La devaluación del dólar frente al euro y un positivo reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses 2016/2017 amortiguaron la tendencia bajista, al igual que la especulación de los operadores en el cierre de la semana con la falta de humedad muy incipiente en el norte de las Grandes Planicies y en el noroeste de Minnesota.

En cuanto a los cultivos, el martes el USDA reveló el avance de la siembra sobre el 67% del área prevista, por encima del 53% de la semana pasada, pero por debajo del 71% vigente un año atrás, del 68% promedio de las últimas cuatro temporadas y del 68% previsto en promedio por el mercado. El organismo añadió que emergió el 37% de las plantas, frente al 19% de la semana anterior; al 42% de 2016, y al 40% promedio.

Por último, resultó positivo para los precios de la soya el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, en particular el dato sobre el ciclo 2016/2017. En efecto, el viernes el USDA relevó ventas externas por 610,200 toneladas de frijol de soya, por encima de las 472,741 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 200,000 a 400,000 toneladas. Las ventas de harina fueron establecidas en 123,500 toneladas, cerca de las 125,021 toneladas de la semana anterior y dentro del rango calculado por los operadores, de 50,000 a 150,000 toneladas. Acerca de las operaciones 2017/2018, el organismo confirmó ventas de frijol de soya por 16,000 toneladas, por encima de las 6,000 toneladas del trabajo anterior, pero por muy por debajo del máximo esperado por los privados, de 150,000 toneladas.