Home SABER A DÓNDE IR ¿A DÓNDE IR? MUSEOS Y ZONAS ARQUEOLÓGICAS

¿A DÓNDE IR? MUSEOS Y ZONAS ARQUEOLÓGICAS

719
SHARE
El Museo Regional de Guanajuato sacó lo mejor de sus colecciones arqueológica, histórica y artística. Foto Mauricio Marat INAH
  • Exposiciones temporales en museos, como Huellas de Buda, Tres espejos de Corea y Del goce privado al deleite público. Colección Ramón Alcázar, son algunas opciones.

Ciudad de México. 23 de julio de 2018.- Durante estas vacaciones de verano, los museos y zonas arqueológicas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) estarán abiertos en su horario habitual para disfrute de los visitantes nacionales y extranjeros, quienes podrán admirar la belleza arquitectónica de dichos espacios, disfrutar de su acervo permanente y exposiciones temporales.

En el Museo Nacional de Antropología (Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec) se presentan las exposiciones temporales Huellas de Buda, que reúne 250 obras originarias de 17 países asiáticos, las cuales abarcan del siglo I a.n.e., hasta el siglo XIX. Las piezas de enorme calidad estética, buscan mostrar al público las prácticas y enseñanzas de dicha escuela de pensamiento. Los objetos provienen de los museos de Arte del Condado de Los Ángeles, del Metropolitano de Arte de Nueva York, Estados Unidos, y de colecciones privadas de México.

Asimismo, las muestras Xochipilli, el señor de las flores muestra en su esplendor la escultura de esta deidad mexica; en tanto, La ciudad perdida; raíces de los soberanos tarascos expone 80 piezas prehispánicas recuperadas por el Proyecto Arqueológico Uacúsecha, del Sitio Malpaís Prieto, en Zacapu, Michoacán.

Xochipilli, el Señor de las Flores reina en el Museo Nacional de Antropología. Foto Héctor Montaño INAH

El Museo del Templo Mayor (Seminario 8, Centro Histórico) invita a recorrer la muestra temporal Templo Mayor. Revolución y estabilidad,  que conmemora dos efemérides: el 30 aniversario del recinto y los 40 años del proyecto arqueológico homónimo.

De igual forma, es posible admirar en la Sala 8, la lápida funeraria del canónigo español Miguel de Palomares, hallada en 2016 frente a la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México y que fue objeto de un trabajo de limpieza y conservación a cargo de investigadores del Programa de Arqueología Urbana. La losa cubrió por más de 470 años los restos mortales de este personaje pilar de la evangelización en la Nueva España.

Por su parte, el  Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec (Primera Sección del Bosque de Chapultepec) exhibe temporalmente Del goce privado al deleite público. Colección Ramón Alcázar, que reúne 319 piezas, entre relojes, joyería, mobiliario, armas, porcelana y textiles.

El  Museo Nacional de las Culturas del Mundo (Moneda 13, Centro Histórico) presenta las exposiciones temporales Tres espejos de Corea, conformada por 17 obras contemporáneas de los artistas coreanos Seahyun Lee, Jaerok Jang y Minseok Chi; El mundo es un juego. Playmo culturas, 14 dioramas elaborados con figuras de Playmobil que muestran pasajes históricos; Fútbol, una pasión mundial, compuesta por 190 piezas como camisetas, tarjetas, revistas, balones de los años 30, guantes de portero, etcétera; y Vudú, la cual da a conocer esta religión de Haití en su contexto histórico, cosmogónico y antropológico.

Con motivo de la 161 edición de la Feria de las Flores (declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México, en 2013), el Museo de El Carmen (av. Revolución 4 y 6, col. San Ángel) exhibe la muestra temporal Flores en cera, velas para la Virgen del Carmen, que expone el proceso de elaboración y fabricación de las velas escamadas; se realizará un concurso de pintura al óleo y acuarela, conferencias, visitas guiadas y conciertos, todo alusivo al tema de las flores.

La exposición Flores en cera. Velas para la Virgen del Carmen presenta alrededor de 80 velas con adornos en cera de flores, hojas y encajes. Foto Melitón Tapia INAH

En el Museo de Arquitectura Maya, Baluarte de la Soledad (Calle 8, Zona Centro, Campeche), la emblemática Máscara de Calakmul ocupa ya una sala permanente. Este magnífico rostro de jade, manufacturado hace más de mil 200 años, entre 660 y 750 d.C., en la actual Zona Arqueológica de Calakmul, fue descubierto en 1984. La pieza  se exhibe con una renovada museografía que resalta cada uno de los objetos que formaron parte del ajuar y la ofrenda del soberano portador.

En conmemoración de los 60 años del Museo Regional de Guanajuato, Alhóndiga de Granaditas, este recinto ha preparado la exposición temporal Alhóndiga de Granaditas a través de los años. Mediante sus colecciones arqueológicas, históricas y artísticas, el visitante podrá apreciar los diversos usos que ha tenido el inmueble a lo largo del tiempo, como almacén de granos, fortaleza, prisión, escuela de artes y oficios, y finalmente, institución museística.

El Museo Regional de Guanajuato sacó lo mejor de sus colecciones arqueológica, histórica y artística. Foto Mauricio Marat INAH

El Museo Regional de Chiapas (calzada de la Personas Ilustres s/n, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas) ofrece para este verano Entre humo y olores: el aroma de los dioses, muestra que reúne 129 piezas arqueológicas y etnográficas de las regiones maya y zoque de Chiapas, relacionadas con los rituales y la comunicación que por medio del humo tenían los habitantes mesoamericanos con sus dioses. El objetivo es identificar objetos, como sahumerios, incensarios, porta-incensarios y variedades de copal, vinculados con dichos rituales de evocación.

Conocido como “lugar donde se hacen cantos y danzas”, La Zona Arqueológica de Cuicuilco (Espacio Ecológico Cuicuilco), localizada al sur de la Ciudad de México, tiene como principal atractivo el Gran Basamento Circular. La ocupación más antigua del sitio ocurrió hacia 2100-1800 a.C., con el establecimiento de aldeas de agricultores.

Para estas vacaciones en su museo de sitio exhibe Arqueología del espacio y del tiempo. Tres mil años de urbanismo mexicano, integrada por 24 piezas contemporáneas, entre esculturas, dibujos, planos y maquetas, elaboradas manualmente por el arqueólogo Juan Yadeun. El montaje hace referencia a los procesos cíclicos en la transformación de las urbes en México.

La ciudad de Tlatelolco fue fundada en 1337, por una parte del mismo grupo mexica que 13 años antes había erigido la urbe de México- Tenochtitlan, su nombre significa “Montículo de arena” y fue el mayor centro comercial del México antiguo. En la Zona Arqueológica de Tlatelolco (Eje Central Lázaro Cárdenas s/n, esq. Flores Magón, Nonoalco-Tlatelolco) se pueden admirar los templos prehispánicos: Mayor Etapa II, “M” o Calendárico, El Palacio, Altar Tzomplantli del Norte, entre otros.

Fuera del perímetro de la zona, los paseantes que visiten el subterráneo del centro comercial Plaza Tlatelolco, sobre la Avenida Ricardo Flores Magón, tendrán la posibilidad de observar la recién inaugurada ventana arqueológica del Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl. El edificio prehispánico, dedicado a la deidad mexica del viento, fue descubierto en 2014 y consta de un cuerpo circular de 12 metros de diámetro con una plataforma de acceso de cuatro metros hacia el frente. Para acceder a este espacio se requiere cita previa a los teléfonos: 55836295, 57822240, o al correo electrónico: za.tlatelolco@inah.gob.mx.

Derivada de las palabras nahuas xochi (tl) “flor”, cal (li) “casa” y co, el locativo “lugar de”, Xochicalco significa “en el lugar de la casa de las flores”, y es un ejemplo de las civilizaciones del periodo Epiclásico (700-900 d.C.), caracterizadas por el surgimiento de ciudades en el centro de México tras el declive teotihuacano. En el Museo de Sitio de la Zona Arqueológica de Xochicalco (carretera federal Xochicalco-Tetlama s/n, Miacatlán, Morelos) se presenta temporalmente la muestra Los guerreros del Monte Tláloc en Xochicalco, coordinada por el arqueólogo Víctor Arribalzaga, e integrada por más de 60 piezas.

Igualmente estará expuesta temporalmente la escultura prehispánica conocida como Xochiquetzal (deidad de la belleza y el amor), que alude a una mujer en posición sedente, cuyos elementos iconográficos que la adornan están asociados  con la vegetación y fertilidad.

Cabe mencionar que esta zona arqueológica cuenta con 60 audiocédulas, en español e inglés, instaladas en diversos puntos. A través de un enlace de código QR, cuyo lector viene incluido en la mayoría de los teléfonos móviles, el visitante podrá tener una apreciación multisensorial del entorno.

En la Zona Arqueológica El Cerrito (Hidalgo s/n, col. Emiliano Zapata, Corregidora, Querétaro) se instalara un módulo interactivo y táctil donde el público podrá apreciar el oficio del escultor tolteca y comprenderá el proceso de elaboración de la escultura prehispánica (sesiones cada hora). El sitio El Cerrito, tuvo su mayor importancia hacia el Posclásico Temprano (900-1200 d.C.) y estuvo vinculado a la expansión tolteca, pero las evidencias arqueológicas sugieren que el lugar captó influencias de otras culturas a lo largo del tiempo, como la chupícuaro, teotihuacana, chichimeca, purépechas y otomí.

Una opción más es el Museo Maya de Cancún y Zona Arqueológica de San Miguelito (boulevard Kukulcán km. 16.5, Zona Hotelera Cancún, Quintana Roo). El primero resguarda piezas arqueológicas relevantes de la cultura maya que se asentó en lo que hoy es la entidad quintanarroense, así como de Palenque, Chiapas; Chichén Itzá, Yucatán; y Comalcalco, Tabasco. En tanto, el sitio arqueológico, que data (1200 d.C. a 1550 d.C.), es un asentamiento que formó parte del antiguo cacicazgo de Ecab y vio su fin con la llegada de los españoles.

Para estas vacaciones el recinto museístico ofrece la exposición temporal Nieve. Los canadienses y el frío, conformada por más de 54 objetos provenientes del Museo Canadiense de Historia, de Gatineau. El montaje da testimonio de cómo dicho pueblo de Norteamérica ha convivido y se sobrepone a este elemento de la naturaleza.

museos

museos

museos

Museos