El análisis de los precios de maíz, trigo, sorgo y petroleo en AGROMERCADO.

Durante la cuarta semana de negocios, del 23 al 27 de enero, el saldo de las operaciones comerciales fue claramente negativo para los precios de los granos en los Estados Unidos, donde la soya perdió 1.71% debido a la mejora en las condiciones climáticas sobre las zonas agrícolas con excesos de humedad y por la incertidumbre en torno de la Agencia de Protección Ambiental; el maíz reculó 1.96% por el conflicto creado por los “dimes y diretes” entre los gobiernos de EE.UU. y de México; y el trigo bajó cerca de 2% por el menor grado de afectación de los cultivos europeos tras la última ola de frío.

Maíz

Después de la recuperación observada la semana anterior, la semana del del 23 al 27 de enero los precios del maíz cerraron con saldo negativo en la Bolsa de Chicago, donde los contratos marzo y mayo perdieron 1.96 y 1.73%, al pasar de 145.56 a 142.71 y de 148.12 a 145.56 dólares por tonelada. Sin muchas novedades en el mercado de este grano grueso, la responsabilidad de las bajas se la lleva la incertidumbre que genera la relación entre los Estados Unidos y México, en virtud de que el comercio de este grano entre ambos países representa prácticamente 25% de las exportaciones de maíz estadounidense. De acuerdo con el reporte WASDE, correspondiente al mes de enero del presente, México importará alrededor de 13.80 millones de toneladas en el ciclo comercial 2016/2017, en su gran mayoría con origen en los Estados Unidos. En este sentido, en una temporada con oferta récord, cualquier pieza que se salga de su lugar puede generar un daño relevante en el balance de la oferta y la demanda.

Trigo

El balance de la semana del 23 al 27 de enero dejó un saldo negativo para los precios del trigo de los Estados Unidos. Las posiciones marzo y mayo en la Bolsa de Chicago perdieron 1.81 y 1.98%, al pasar de 157.36 a 154.51 y de 162.87 a 159.65 dólares por tonelada, en tanto que, en Kansas, los mismos contratos disminuyeron 1.98 y 1.87%, al pasar de 162.78 a 159.56 y de 167.19 a 164.06 dólares.

Dos de los principales fundamentos bajistas para los precios del trigo fueron la baja probabilidad de daños importantes en los cultivos europeos por la ola de frío y un nivel en la relación dólar/euro que resulta poco beneficioso para las necesidades de los exportadores estadounidenses en un ciclo con sobreoferta. A pesar de ello, las ventas externas de la semana anterior fueron positivas y resultaron el principal sostén de las cotizaciones. En este sentido, el viernes el USDA reportó transacciones por 853,400 toneladas del cereal 2016/2017, por encima de las 242,500 toneladas de la semana anterior y del rango previsto por los operadores, de 250,000 a 400,000 toneladas. Además, reportó la venta de 103,900 toneladas de grano 2017/2018, contra las 60,500 toneladas de la semana pasada y las 75,000 toneladas estimadas por el mercado.

Soya

Tras dos semanas alcistas consecutivas, los precios de la soya del 23 al 27 de enero cerraron con saldo negativo en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones marzo y mayo perdieron 1.71 y 1.60%, al pasar de 392.24 a 385.54 y de 395.37 a 389.03 dólares por tonelada. El principal fundamento bajista fue la mejora en el clima sobre las zonas agrícolas de la Argentina afectadas por inundaciones o por anegamientos. Otro factor que influyó en la baja de la soya fue el avance de la cosecha en Brasil, que se perfila a una cifra récord que superaría los 103 millones de toneladas.

Por otra parte, la fortaleza relativa mostrada en las últimas semanas el real frente al dólar está frenando las ventas brasileñas y si bien eso puede ser visto hoy como un factor alcista por la pérdida de competitividad del principal proveedor mundial de soya, un cambio en esa relación de las monedas podría generar una agresiva ola de ventas, con un seguro impacto bajista sobre los precios.

Otro gran fundamento bajista resultó la incertidumbre que generan las primeras medidas del nuevo gobierno de los Estados Unidos. En particular, el complejo soya siguió con preocupación lo que ocurre en la Agencia de Protección Ambiental, dado que las nuevas autoridades postergaron la entrada en vigor de muchas de las disposiciones hechas para 2017 por la gestión demócrata, entre ellas, el incremento del uso de combustibles fósiles. Por esa razón, durante todo el segmento comercial el valor del aceite de soya presionó a la baja las cotizaciones del frijol. En el balance semanal, la posición marzo del aceite cayó 2.5%. Este tema seguirá en el foco de atención del mercado estadounidense.

Adaptado de Granar, S.A., recuperado el 28 de enero de 2017 de: http://www.granar.com.ar/nota.asp?cid=48958

2017 - SEMANA - 04